Acidificación de nuestros océanos

El dióxido de carbono es un gas de efecto invernadero en nuestra atmósfera que atrapa el calor del Sol y calienta nuestro planeta, incluso nuestros océanos absorben una gran cantidad de este gas, esto hace que se dañe la vida de muchas especies marinas.

Úrsula Pamela García Úrsula Pamela García 02 Ago 2019 - 02:07 UTC
Dentro de la cadena alimenticia los corales y mariscos forman parte indipensable de la sobrevivencia de animales marinos más grandes. Fotografía: B.M. Jeremy Bishop.

La química de los océanos del mundo está cambiando y una de las circunstancias que se ha hecho más notoria a sido la elevación en la acidez de estos cuerpos de agua; el aumento del dióxido de carbono (CO₂) atmosférico, principalmente a partir de la quema de combustibles fósiles originada por el ser humano, reduce el pH del océano y provoca cambios importantes en la química del carbonato de agua de mar.

Estudios realizados por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) dicen que, "En los últimos 200 años, los océanos se han vuelto mucho más ácidos, en ese tiempo, han absorbido aproximadamente 500 mil millones de toneladas de CO₂ proveniente de la atmósfera"; aun cuando es difícil imaginar esa cantidad de gas, este es el resultado de que la humanidad haga uso de los combustibles fósiles, como el carbón, la gasolina y el combustible para aviones.

El océano ha absorbido más de una cuarta parte del gas de efecto invernadero que se ha acumulado en la atmósfera. Si no fuera por esa gran característica del océano, las temperaturas habrían aumentado más de lo que ya lo han hecho, además el hielo marino y los glaciares de los polos ya habrían desaparecido en su totalidad. La acidificación altera los compuestos naturales y la química del agua de mar, ademas de los ciclos biogeoquímicos de muchos elementos y compuestos.

Muchas personas desconocen cuál es el proceso de acidificación de los océanos y cuales son sus impactos, las causas y consecuencias, por ello Meteored quiere concientizar a nuestros lectores sobre este tema. Un océano ácido es nocivo para la vida de especies marinas, así como, lo es una atmósfera con demasiado dióxido de carbono para especies de la vida terrestre.

Si los océanos continuan acidificándose, entonces parte la comida marítima que consume la humanidad estaría también contaminada o incluso podría desaparecer. Fotografía: Adrien Sala.

Principales consecuencias por acidificación de los océanos

Un efecto bien conocido es la disminución de los estados de saturación de carbonato de calcio, que afecta a los organismos marinos desde el plancton hasta moluscos bentónicos, equinodermos y corales. Muchas especies exhiben tasas reducidas de calcificación y crecimiento, esto a sido demostrado en experimentos de laboratorio en condiciones de alto contenido de CO₂.

La acidificación del océano también causa un aumento en las tasas de fijación de carbono en algunos organismos fotosintéticos; existen criaturas que biólogos marinos afirman que sufren como si fueran quemados lentamente, estos son algunas especies de corales y otros mariscos. Las ostras, las almejas y los mejillones, también se ven afectadas, esto se debe a que el agua del océano es demasiado ácida para que puedan formar sus conchas, como consecuencia su periodo de vida es más corto y no alcanzan su etapa de maduración o mueren siendo muy jóvenes, lo que podría resultar en su extinción.

Finalmente, cabe mencionar que aún no se conoce del todo el potencial de algunos organismos marinos para adaptarse al aumento de CO₂, puesto que en el pasado geológico el pH del océano ha variado y tenido influencia en los eventos paleoclimáticos, por lo que algunas nuevas especies han surgido por adaptación o una nueva evolución.

Publicidad