Las tormentas y sus riesgos

En la primavera, se dan tormentas importantes sobre el territorio nacional, mismas que traen consigo granizadas y vientos fuertes que llegan a ser peligrosos. Te contamos todos los detalles en este artículo.

Juan Antonio Palma Juan Antonio Palma 18 Abr 2019 - 01:57 UTC
Tormentas
Para la primavera, es común que se originen tormentas severas en México.

En esta época del año, existen fuertes gradientes de temperatura en nuestro país que favorecerán tormentas con vientos intensos y granizadas. En algunas ocasiones llegan a ser peligrosas y causar daños en infraestructuras ademas de convertirse en amenaza para las personas.

Las corrientes descendentes que se forman en las tormentas, están relacionadas con la formación de un tipo de nube de tormenta llamado cumulunimbus. Estas nubes son de desarrollo vertical que tienen su base aproximadamente entre los 1500 y 3000 metros de altura y sus cúspides llegan a alcanzar alturas de más de 15km. Suelen formarse con fenómenos convectivos tropicales o invernales.

Mientras más altas sean las cúspides de estas tormentas, las corrientes de viento descendentes en su interior al momento de caer la lluvia son más fuertes, lo que genera vientos que se propagan en todas direcciones sobre la superficie y alcanzan velocidades de hasta 100km/h o más. Estas corrientes descendentes de aire también pueden venir acompañadas de granizo, posibles tornados y tienen muchas descargas eléctricas, así como lluvia en abundancia.

ECMWF
Para esta noche se prevén tormentas importantes al noreste de nuestro país.

Sistemas meteorológicos asociados a las tormentas

Los principales sistemas meteorológicos asociados a las tormentas en estas fechas son la llegada de frentes fríos, que al encontrarse con aire muy caliente y húmedo, normal en esta primavera, origina ascensos de aire intensos y tormentas severas.

De igual manera, se ha demostrado que la llegada de una vaguada en niveles superiores que meta aire frío y su combinación con divergencia en niveles altos de la atmósfera, en fase con aire cálido y húmedo en superficie dan como resultado tormentas severas en ocasiones sorpresivas, y con intensidad igual o incluso mucho mayor a cuando se tiene el arribo de un sistema frontal.

Otros fenómenos asociados a la formación de tormentas severas son las ondas tropicales o vaguadas en superficie, sobre todo las que se forman en verano sobre el territorio nacional. Estas cargadas de energía por el intenso calor latente de condensación que circula en esta época del año sobre México.

Publicidad