Características de las masas de aire

El aire que se encuentran en la atmósfera de la tierra es una mezcla de gases, está compuesto por vapor de agua, 78% de nitrógeno, 21% de oxígeno y 1% de gases como el dióxido de carbono, hidrógeno, argón, neón y helio.

Úrsula Pamela García Úrsula Pamela García 21 Ago 2018 - 13:41 UTC
Nubes
Las masas de aire marcan los cambios en el estado del tiempo atmosférico sobre nuestro país.

Las personas que viven cerca de los polos suelen experimentar sensaciones de aire frío y las personas que viven en cerca de los trópicos en latitudes medias sienten ambientes más cálidos; en la dos regiones el aire suelen cambiar y adaptarse a la condiciones físicas del entorno, por ejemplo, en verano la inclinación de la tierra permite la entrada de radiación solar de forma más directa y eso hace que el aire se caliente y se mueva más rápido; por el contrario en invierno, cuando los días son más fríos, el aire es más pesado y denso, y eso hace que se mueva más lento.

Masas de aire en meteorología

La definición de "masa de aire" fue desarrollada por un grupo de meteorólogos en Escandinavia, Noruega, en la escuela Bergen, donde las investigaciones eran dirigidas por Vilhelm Bjerknes (1862 – 1951), durante los años 1918 y 1923, este grupo de meteorólogos investigaron y estudiaron todo lo relacionado a los fluidos que se encuentran en la atmósfera.

"Masa de aire" se define como un gran fluido o cuerpo de aire, que se mantiene en un espacio atmosférico establecido, donde puede llegar a cubrir más de 1000 km de espesor, esto quiere decir, que su extensión es en la vertical y la horizontal. Una de las cosas más importantes es que se caracteriza por tener propiedades físicas homogéneas lo que permite que exista uniformidad en los parámetros que la componen como lo es la temperatura y la humedad.

Pueden originarse sobre la superficie terrestre o sobre los océanos; si una masa se mueve desde su región de origen, puede llevar sus propiedades físicas a otros lados, afectando con tiempo severo otras áreas o regiones, tal es el caso de las masas de aire continental polar que afectan territorio mexicano con temperaturas muy bajas, durante el invierno.

Análisis de superficie donde se indica la presencia de una "Masa de Aire Continental Polar".

Una masa de aire puede modificarse cuando abandona su región de origen, y esto genera variaciones en su temperatura, humedad, rapidez y dirección del viento, variación en la presión atmosférica y estabilidad vertical; por ejemplo, cuando una masa de aire se mueve sobre una superficie más caliente absorbe calor por debajo, el resultado será la generación de nubes y con ello chubascos, tormentas, granizo y tornados; pero si se mueve sobre una zona fría, la masa de aire libera calor y generará estabilidad, produciendo nieblas y neblinas; así mismo, cuando dos masa de aire distintas de encuentran dan origen a sistemas frontales.


Publicidad