'Permahielo' el suelo permanentemente congelado

Una cuarta parte del suelo en el hemisferio norte está completamente congelada. Conforme la superficie terrestre se acerca a la región tropical esta comienza a descongelarse.

Úrsula Pamela García Úrsula Pamela García 22 Dic 2019 - 04:29 UTC
El Permahielo se divide en dos capas, el Pergelisol y Molisol.

El Permahielo o Gelisuelo (permafrost, traducido en inglés) es cualquier suelo o subsuelo que permanece completamente congelado durante más de dos años seguidos, a menos de 0°C (32°F). Este tipo de terreno es común en regiones montañosas y en latitudes altas de la Tierra, principalmente cerca de los Polos Norte y Sur. En ocasiones, aunque la superficie terrestre esté congelada, las regiones con Permahielo no siempre están cubiertas de nieve.

La combinación de tierra, rocas y arena que se mantienen unidas por el hielo, son los principales compuestos del Permahielo. Existen zonas de suelo y el hielo que permanecen congelados durante todo el año. Por ejemplo, gran parte de la tundra de Alaska es Permahielo. Una de las formas más fáciles de identificar un suelo con Permahielo, es que cuando este sufre descongelamiento se pueden ver formas poligonales sobre la nieve o el suelo que tiene capas de hielo.

La capa superior de suelo de Permahielo, contiene grandes cantidades de carbono orgánico que es el material sobrante de plantas muertas que no puede descomponerse o pudrirse, debido al frío. Esto es resultado de que el recubrimiento del Gelisuelo contiene principalmente minerales y pétreos.

Comenzando las latitudes medias, el terreno o arena que se encuentra por encima de la capa de Permahielo, no permanece congelada durante todo el año. Dicha cubierta de tierra es llamada la capa activa y se descongela durante los cálidos meses de verano y se congela de nuevo a mediados del otoño. En las regiones más frías y latitudes más altas, el suelo rara vez se descongela, incluso aunque sea verano. Allí, la capa activa es muy delgada, sólo de 10 a 15 centímetros (4 a 6 pulgadas) de grosor.

Influencia directa del cambio climático en el Permahielo

A medida que el clima de la Tierra se calienta, el Gelisuelo se deshiel; esto significa que, el hielo dentro se derrite, dejando atrás el agua y el suelo. El Permahielo que se deshiela puede tener impactos nocivos sobre los microorganismos que viven en él y en general en nuestro planeta. Por ejemplo, Muchas aldeas del norte están construidas sobre Gelisuelo, si este padece deshielo o descongelación puede destruir casas, carreteras y otras infraestructuras.

Por otra parte, cuando el suelo se congela, el material vegetal llamado carbono orgánico, no puede descomponerse ni pudrirse, pero a medida que se descongela los microbios comienzan a descomponer este material. Este proceso libera gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono y el metano que son dañinos para la atmósfera.

Cuando el Perihelio se descongela, también lo hacen las bacterias-virus antiguos en el hielo y el suelo, estos microbios pueden enfermar a humanos y animales. Los científicos han descubierto microbios de más de 400,000 años de edad.

Su estudio es necesario para el registro de las temperaturas y el cambio de estas en el planeta a lo largo del tiempo.

Vigilando el Permahielo o Gelisuelo

Debido a peligros mencionados científicos monitorean de cerca el Gelisuelo de la Tierra, utilizando principalmente observaciones espaciales desde satelitales para poder llegar a lugares remotos y que serían difíciles de estudiar desde el suelo.

Es tan importante vigilarlo que la misión de la NASA-SMAP, que orbita la Tierra recopilando información sobre la humedad en el suelo. Mide la cantidad de agua en la parte superior y 5 centímetros de tierra. También puede saber si el agua dentro del suelo está congelada o descongelada. Las mediciones de SMAP ayudarán a los científicos a entender dónde y con qué rapidez se está descongelando el Permahielo.

Publicidad