Lluvia engelante paralizó el oeste de Francia

En medio de un severo tiempo invernal y aunado a un pronóstico de precipitación de hasta 15 centímetros de nieve, los departamentos de Deux-Sèvres, Indre y Vienne activaban alerta roja por lluvia helada que haría difícil la condición de conducción.

Fue el pasado 12 de febrero cuando autoridades indicaron respecto a la prohibición de tránsito de vehículos pesados. A pesar de que se tenía un estatus de alerta naranja, los departamentos de Deux-Sèvres, Indre y Vienne se pusieron en alerta roja, el nivel más alto por la lluvia helada. Señalaron que aún existían condiciones de conducción difíciles en varias regiones de Francia.

El pronóstico del tiempo señaló en su oportunidad que “cantidades notables de lluvia helada” caería en el oeste de Francia comenzando en Bretaña, avanzando hacia el norte de Macizo Central, pronosticando que los departamentos antes citados experimentaran entre seis a siete horas de este tipo de precipitación.

Espesores de hielo de hasta 1 centímetro

El pronóstico detalló: “La lluvia helada en Bretaña alcanzará Poitou y el sur de la región Centro-Val de Loire durante la noche y hacia las primeras horas de la mañana, por lo que es prácticamente un hecho el congelamiento de la carpeta asfáltica, condición muy peligrosa para conductores que transiten por las vías.

Se dijo que el espesor del hielo sería entre 5 milímetros y 1 centímetro en los departamentos en alerta roja y de 2 a 5 milímetros en los departamentos en alerta naranja. Se previó que los vehículos pequeños aún podían utilizar las autopistas respetando un límite de velocidad de 70 kilómetros por hora, con la prohibición de rebasar, y aunque las autopistas habían sido tratadas, se recomendó evitar viajar.