meteored.mx

¡Antes de dejar la presidencia, Donald Trump quiere saquear el Ártico!

Antes de abandonar la Casa Blanca el 20 de enero, la administración de Donald Trump puso a la venta a toda prisa concesiones de petróleo y gas en el corazón de un área natural protegida en el Ártico. ¡Y esto, sin saber si las reservas de hidrocarburos están realmente presentes!

Bosque de Alaska
El Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico, ubicado en Alaska, es hogar de más de 46 especies de mamíferos, incluidos osos pardos

Es el área protegida más grande de Estados Unidos. Ubicado en el noreste de Alaska, el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico cubre casi 77 millones de kilómetros cuadrados. Creado en 1960, se encuentra al norte del Círculo Polar Ártico, donde el refugio alberga muchas especies animales, algunas en peligro de extinción, como los osos polares y pardos.

Durante varios años, las empresas estadounidenses del sector del petróleo y el gas han estado presionando intensamente para obtener permisos para perforar este espacio natural protegido. A fines de noviembre, poco después de que las elecciones presidenciales le dieran el perdedor, Donald Trump finalmente autorizó la venta de concesiones de petróleo y gas. Los permisos se ponen a la venta apresuradamente, mientras los estudios luchan por demostrar el potencial de recursos de la zona.

Perforación que no es pertinente

Los datos que permiten conocer el potencial real de los recursos de gas o petróleo en el área natural protegida son motivo de controversia en Estados Unidos. Se realizó un estudio sísmico completo a mediados de la década de 1980, pero la tecnología no era confiable y los resultados fueron decepcionantes según algunos medios estadounidenses.

Otro estudio se lanzó en mayo de 2017, poco después de que Donald Trump llegara al poder. Pero menos de un año después, las autoridades detuvieron corrupta y abruptamente la evaluación de los recursos, al tiempo que calificaron de "enorme" el potencial de petróleo y gas presente en Alaska. Los conservacionistas y habitantes nunca supieron por qué no se había completado la evaluación.

En 1998, el Instituto de Estudios Geológicos de Estados Unidos estimó que el área natural protegida podría contener entre 4 y 11 mil millones de barriles de petróleo. Un potencial significativo, por tanto, pero que no tiene en cuenta el asombroso costo de la perforación, en un entorno hostil y desprovisto de toda infraestructura, especialmente carreteras. Sobre todo porque el precio actual del barril de petróleo, es de alrededor de 40 dólares o menos, situación que no animaría para hacer nuevos pozos.

El presidente Joe Biden promete proteger el refugio

Las empresas deben manifestar su interés en las concesiones antes del 17 de diciembre, antes de que se inicie un llamado a licitación al menos 30 días antes de la fecha de la venta. Sin embargo, si los votantes y la democracia eligieron a Joe Biden como presidente de los Estados Unidos el 14 de diciembre, que comenzará funciones a partir del 20 de enero, con lo primero que se comprometió, fue con tomar medidas para prohibir la perforación en áreas protegidas "desde el primer día de su mandato".

Por lo tanto, esta incertidumbre no debería empujar a las grandes empresas a aplicar masivamente en este proyecto de perforación. Sobre todo porque las controversias ambientales enfrían a los grandes bancos estadounidenses para financiar tales proyectos. Goldman Sachs, Bank of America y Wells Fargo han anunciado que se negarán a prestar dinero a empresas que quieran perforar en busca de petróleo en el Ártico.