Después de El Niño, estamos en fase neutra

Esta fase de El Niño-Oscilación del sur ha estado presente en las últimas semanas, observándose día a día el enfriamiento de las aguas superficiales del Pacífico ecuatorial que ha favorecido el cambio en el patrón de vientos atmosféricos ¿Cómo puede afectar México?

José Martín Cortés José Martín Cortés 14 Sep 2019 - 21:02 UTC
Aguas más frías en el Pacífico ecuatorial
Fase neutra del ENSO ha continuado en las últimas semanas, esperándose que se extiendan durante todo el otoño. Imagen: Climate Reanalyzer.

En el pasado mes de agosto, El Niño oficialmente finalizó debido al enfriamiento del mar en la zona ecuatorial del Pacífico que se ha mantenido a la fecha. Esto da como resultado que los vientos en diversas capas de la tropósfera cambien dando como resultado un incremento en zonas de precipitación para regiones de México, Centroamérica y el Atlántico Tropical, entre otros.

La más reciente actualización compartida por el Centro de Predicción Climática (CPC por sus siglas en inglés) indica que las anomalías térmicas oscilan de +0.5°C y -0.6°C siendo las más frías cercanas a costas de Ecuador, Perú y Chile, observándose en imágenes la típica “lengua” de agua fría, característica de este enfriamiento. Sobre el Atlántico, estas variaciones han sido más evidentes al disminuir la intensidad del viento córtate, el cual impedía la formación de ciclones tropicales.

De acuerdo con modelos dinámicos y estadísticos, la fase Neutra continuaría durante el otoño con un 75% de probabilidad y que podría extenderse hacia la primavera de 2020 con un 55-60% probable. El comportamiento de este fenómeno y su acoplamiento océano-atmosférico en las próximas semanas será un factor determinante para intuir cómo podría ser el invierno en varios sectores del planeta, incluyendo México, considerando además otros factores como las oscilaciones Ártica y del Atlántico Norte.

Los posibles condiciones que anteriormente se han descrito cuando existe una tendencia de fase Neutra a La Niña continúan vigentes y gradualmente se están comportando así. Estadísticamente se ha observado que las precipitaciones se incrementan en varias regiones del territorio mexicano causado principalmente por la interacción de la Zona Intertropical de Convergencia (ITCZ), ondas tropicales activas, aumento en la actividad ciclónica cercana o hacia el país y su eventual interacción con frentes fríos que en conjunto puede producir lluvias torrenciales y un ambiente mucho más fresco. También en la región del Atlántico los ciclones aumentan durante esta transición.

Modelo CFSv2 anomalía de precipitaciones.
Es probable que el otoño se mantenga con lluvias dentro a superiores de lo normal en varias regiones de México (tonos verdes).

Previsión de temperaturas y precipitaciones

En el transcurso de esta segunda quincena de septiembre continuarían siendo favorables las lluvias en diversas regiones de México, especialmente en estado del norte, oriente, sur y sureste observándose un mayor incremento en los últimos días del mes y principios de octubre sobre estado de Baja California Sur, Nayarit, Jalisco, Colima, Zacatecas, Hidalgo, Michoacán, Guerrero, Puebla, Tlaxcala, Veracruz, Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo con acumulados de 25-100 mm superiores a la climatología, siendo dentro de lo normal en el resto del país, ayudando a disminuir paulatinamente las temperaturas hacia un ambiente menos caluroso.

En el trimestre de octubre a diciembre, las precipitaciones de forma muy general podrían persistir dentro o por arriba de la normal en porciones del centro, sur, oriente y sureste siendo lo más significativo desde costa de Guerrero a Chiapas y de Veracruz hacia Quintana Roo. Si bien, es complicado saber que sistemas afectarán, es probable que ciclones tropicales y frentes fríos sean los responsables de este aumento en las lluvias y tormentas.

En cuanto a las temperaturas durante el otoño, podrían estar registrando valores dentro a ligeramente superiores de lo normal (0-1°C) en gran parte del Altiplano desde Zacatecas hasta el Valle de México, así como en estados del Golfo de México y el Istmo de Tehuantepec, mientras en el norte mexicano podrían darse de 1 a 2°C mayores a la climatología. Recuerden que por ser un pronóstico a largo plazo, los escenarios descritos pueden variar, y algunos efectos locales como de lluvia, calor, frío, etc., pueden ser más severos por lo que se estará actualizando.

Publicidad