Selva Amazónica pierde su naturaleza rápidamente

La selva Amazónica es la más grande del mundo, al ser compuesta por 9 países alberga miles de especies, y desafortunadamente se está secando. La demanda de agua en la atmósfera aumentó en los últimos años, dejando a los ecosistemas vulnerables ante efectos nocivos como los incendios y sequías.

Cindy Fernández Cindy Fernández Úrsula Pamela García 15 Nov 2019 - 22:50 UTC
Río Amazonas
La deforestación, la industria de la madera y los incendios, han incrementado los niveles de sequedad en la jungla.

La Amazonia es la selva tropical más grande en la Tierra y cuando está sana, absorbe miles de millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) al año, a través de la fotosíntesis. Al eliminar el CO2 de la atmósfera, se mantienen las temperatura frescas y se regula el clima de la selva. Pero al ser un sistema delicado, cualquier cambio que irrumpa en su ciclo biológico o natural, hace que las tendencias de calentamiento y deshidratación se intensifiquen en la región.

Una nueva investigación en la NASA, señala que en los últimos 20 años, la atmósfera sobre la selva amazónica se ha estado secado; como resultado, los ecosistemas se han vuelto más vulnerables frente a efectos nocivos como los incendios. Los expertos analizaron décadas de datos terrestres y satelitales de la selva amazónica, con la finalidad de saber la cantidad de humedad que tiene y necesita para mantener funcionando su ecosistema.

"Observamos que en las últimas dos décadas hubo un aumento significativo en la sequedad de la atmósfera, así como en la demanda atmosférica de agua sobre la selva", dijo Armineh Barkhordarian, autor de la investigación. "Al comparar esta tendencia con los datos de modelos que estiman la variabilidad climática durante miles de años, determinamos que el cambio en la aridez atmosférica está muy por encima de lo que se esperaría de la variabilidad climática natural".

Impacto antropogénico en la selva

Algunas de las actividades humanas han influenciado directamente el aumento en la sequedad de las junglas. Barkhordarian, dijo que: "los niveles elevados de gases contaminantes son responsables del aumento de la aridez". Sumado a ello acciones como la quema de bosques para uso de la agricultura, pastoreo e industria, también influyen en el impacto antropogénico en contra de la floresta.

La liberación de partículas llamadas aerosoles oscuros en la atmósfera de la región, entre ellas, el carbón negro, comúnmente conocido como hollín, y que son generadas por la quema de vegetación y madera, son otro de los factores que contribuyen con la disminución de humedad, ya que al absorber radiación y hacen la biosfera se caliente contribuyendo a estiajes prolongados en la región.

nasa, humedad, brasil, mapa
Esta imagen muestra la disminución de la humedad en el aire sobre la selva, principalmente sobre el sur y sureste de la Amazonía. crédito: NASA.

La vegetación en especial la selvática, necesita alto contenido de agua para la fotosíntesis y para enfriarse cuando se calientan demasiado. Al extraer el agua del suelo a través de sus raíces liberan vapor de agua a través de las hojas, esto contribuye para la formación de nubes que son las producen lluvia y que reponen la humedad en el suelo, permitiendo que el ciclo biológico continúe.

Las selvas tropicales generan hasta el 80% de su propia lluvia, especialmente durante la estación seca. Pero cuando este ciclo se ve interrumpido por un aumento de aire seco se interrumpe su funcionamiento natural, que en este caso provoca la un época de estiaje más prolongada principalmente al noroeste del Amazonas, región que por lo general es la más húmeda.

Publicidad