Oscilación Ártica alcanza niveles históricos

La Oscilación Ártica esta alcanzando niveles máximos no vistos en décadas, lo cual influye en los patrones de circulación atmosféricos en esta temporada invernal.

Juan Antonio Palma Juan Antonio Palma 10 Feb 2020 - 22:47 UTC
Oscilación Ártica
México tendría condiciones meteorológicas contrastantes con la actual fase positiva de la Oscilación Ártica.

Actualmente estamos en la etapa invernal con mayor actividad de sistemas frontales y masas de aire frío en nuestro país, pero es posible que en la zona sur y sureste las temperaturas aumenten y dicha actividad invernal disminuya temporalmente debido a la influencia de la Oscilación Ártica.

Independientemente de las situaciones meteorológicas que se dan a nivel regional en nuestro país, la atmósfera responde a situaciones térmicas y dinámicas a nivel continental y planetario, como por ejemplo las oscilaciones. En el invierno, la oscilación que tiene más peso e influye sobre el comportamiento de los frentes fríos y masas de aire frío que circulan en la región de México es la llamada Oscilación Ártica.

En términos sencillos, la Oscilación Ártica es un patrón atmosférico que se da en latitudes medias y se caracteriza por la diferencia de presión entre las masas de aire que circulan aproximadamente en la latitud 45° Norte, en la zona fronteriza de Canadá y EE.UU., y las que se localizan sobre el Círculo Polar Ártico. Cabe destacar que las masas de aire ártico están gobernadas por las bajas presiones, también llamadas vórtice polar, y las de latitudes media por sistemas de alta presión.

Fases negativas y positivas

Cuando se dice que la Oscilación Ártica está en fase negativa, la presión entre ambas masas de aire disminuye y el chorro polar se empieza a ondular con un movimiento más meridional, lo que significa que se mueve al sur, dejando escurrir aire ártico hasta nuestras latitudes. En este sentido, se refleja un período anormalmente más frío y con mayor actividad de sistemas frontales en buena parte del territorio nacional.

Por otra parte, cuando decimos que está en fase positiva, la diferencia de presión entre ambas masas de aire es fuerte y la corriente en chorro polar tiene un flujo zonal. Es decir, mantiene una dirección de oeste a este, lo cual mantiene el aire frío ártico muy al norte sin que pueda llegar hasta latitudes más bajas. Entonces predominan los anticiclones cálidos en nuestra zona y las temperaturas se elevan notablemente principalmente del centro al sur del país, aunque es posible que el aire frío siga llegando al norte.

De acuerdo con informes de la NOAA de Estados Unidos, desde enero se tuvo un índice positivo de la Oscilación Ártica de los más altos desde 1993, y de acuerdo con los pronósticos de este mismo organismo, en el transcurso de febrero podrían presentarse niveles mucho mayores, situación que ya se está confirmando en el último reporte del seguimiento de este fenómeno.

De hecho, ya se están reflejando situaciones meteorológicas relacionadas en el norte de Europa con borrascas intensas que están generando vientos huracanados. De igual manera, se observa un incremento en la cantidad de hielo en el Ártico, debido particularmente a que el aire polar se ha mantenido encapsulado en esa zona por el vórtice polar. En la República Mexicana se darán periodos muy cálidos en la zona sureste, centro y sur por varios días, mientras que en el norte podría seguir llegando aire frío, lo cual plantea que el tiempo contrastante en nuestro país se va a mantener.

Publicidad