El frío invierno y su relación con el tiempo atmosférico

Los pronósticos meteorológicos son la fuente de planeación principal para organizar las actividades diarias de las diferentes sociedades a nivel mundial, en esta época invernal verás que si revisas con antelación un buen pronóstico, podrás organizar tu agenda e incluso prevenir un resfriado.

Úrsula Pamela García Úrsula Pamela García 30 Ene 2019 - 18:47 UTC
Nevada en Harrogate, United Kingdom, Diciembre 2018. Fotografía: Thom Holmes.

Cuando los meteorólogos pronosticamos una tormenta invernal, uno de los análisis más importantes es saber que tipo de precipitación probablemente se presente, ¿habrá lluvia, nieve, aguanieve o lluvia helada?, esta es a menudo una pregunta desafiante. Debido a que el agua se congela a 0° C (32° F), un cambio de temperatura de un par de grados puede significar una forma de precipitación completamente diferente.

Al observar parámetros como la temperatura, el viento y la cantidad de humedad de las masas de aire que se desprenden del polo norte, podemos darnos cuenta del tipo de precipitación que podría ocurrir, por ejemplo: si una masa de aire frío es densa en niveles altos y medios de la atmósfera, entonces las gotas de lluvia se presentarán como aguanieve; pero, si la masa de aire frío sólo se refleja en un nivel atmosférico o no esta tan densa, entonces únicamente precipitará lluvia helada. Por otro lado, si la masa de aire frío es muy densa y cubre incluso el suelo entonces caerán copos de nieve.


El graupel suele ser tan frágil que cuando lo tocas comenzará su deshielo. Fotografía de referencia.

Tipos de precipitación helada

Graupel: Son copos de nieve que se han fusionado con gotas de hielo. Esto sucede cuando los copos de nieve atraviesan una nube con gotas de agua superenfriada, en su trayectoria de caída las gotas de agua se congelan en los copos.

Aguanieve: Son gránulos de hielo (gotas de agua congeladas), estas bolitas de hielo suelen ser muy pequeñas y a diferencia de los copos de nieve, no tienen forma de cristal.

Granizo: Se forma cuando una gota de agua congelada o graupel es tocada por un corriente ascendente de aire dentro de en una tormenta, cuantas más gotas se congelan comienza a conglomerarse para formar una piedra de granizo. Entonces cuando finalmente crece demasiado es muy pesado para ser sostenido por el aire que fluye y precipita hacia el suelo.

Mantenerse seguros en temporada invernal

Verifica el pronóstico del tiempo: Busca en línea los avisos y advertencias de la página de Meteored, escucha la radio o ve los noticieros de televisión.

Transporte: No viaje durante el paso de una tormenta invernal a menos que sea absolutamente necesario. Si tienes que viajar afuera, vístete abrigado y carga contigo suministros (mantas, ropa extra, comida, agua o un teléfono celular si tiene uno), especialmente cuando viajas en zonas montañosas.

Al aire libre: Vístase con varias capas de ropa, usa un gorro o algo que cubra tu cabeza, colócate en las manos un buen par de guantes. Recuerda que el viento aumenta el efecto de enfriamiento en el cuerpo humano, por lo que la piel expuesta es más propensa a sentir congelamiento en los días fríos y ventosos.

En el hogar: Asegúrese de tener suministros de emergencia (alimentos, agua, linternas, etc.) en caso de que se pierda la electricidad, ten mucho cuidado con los fuegos y las velas.

Publicidad