StoreWindows10

Los "Fotometeoros"

Cuando miramos el cielo tenemos la oportunidad de observar las maravillas ópticas que existen en nuestro planeta, gracias a la existencia de la meteorología podemos conocer la explicación científica sobre la existencia y el origen de los meteoros atmosféricos.

Úrsula Pamela García Úrsula Pamela García 24 Nov 2018 - 22:22 UTC
El color azul de cielo es debido a la interacción de la luz del sol con la atmósfera.

Es turno de hablar de los fotometeoros, su principal fuente de existencia es el sol y la luminosidad que genera en la superficie terrestre y la atmósfera, esto a través de procesos como la reflexión, refracción, difracción, difusión o interferencia de la luz solar directa o reflejada por la superficie y en algunas ocasiones el reflejo luminoso de la luna también contribuye en la formación de determinados fenómenos ópticos.

Los arcoíris, parahelios, el titilar de las estrellas, espejismos, los halos luminosos, las coronas lunares o solares, los anillos de Ulloa, pilar solar, sol virtual, iridiscencia en las nubes, el color azul del cielo, el rayo verde, o cuando está rojizo o rosado en el atardecer y el amanecer (colores crepusculares), todos ellos son fotometeoros visuales que se originan por la presencia de gotas de agua o cristales de hielo, por el polvo, vapor de agua y los diferentes gases que componen la atmósfera y en muchas de las ocasiones influyen directamente en su formación la distribución vertical de la humedad y la temperatura.

La presencia de halos lunares es mar recurrente durante la época invernal.

Fotometeoros más frecuentes

Arcoíris: este fotometeoro que tiene forma de arco luminoso cuenta con una gama de colores como el azul, rojo, naranja, amarillo, verde y violeta, generados por el espectro de luz, se forma por refracción, reflexión y la dispersión de la luz, se presenta cuando tenemos la presencia de luz solar y hay gotas de agua en el aire o cuando tenemos la presencia de una lluvia muy ligera o cuando comienza a dejar de llover.

Su efecto es muy similar a un prisma. Este tipo de meteoros luminosos pueden ser dobles y uno de ellos puede apreciarse de forma más débil.

Color azul de cielo: la difusión solar a través de la atmósfera es el proceso más importante para definir la coloración del cielo, la presencia de moléculas en el aire permite que el color azul sea el de mayor presencia, sin embargo cuando comienza la marcha diurna y hay cambios en la luminosidad este color se oscurece o enrojece.

Halo solares y lunares: son la formación de círculos luminosos alrededor del sol y de la luna, pueden ser apenas perceptibles y de muy corta duración, o ser consistente antes y durar algunos minutos, se forman por la incidencia de los rayos de sol en los cristales de hielo en la atmósfera superior, se asocian a la presencia de nubes tipo cirros o cirroestratos, al igual que el arcoíris pueden manifestarse de forma doble.

Publicidad