meteored.mx

Día de la Tierra en medio de la pandemia por Coronavirus

Durante el proceso de la pandemia por Coronavirus, el miércoles 22 de abril, se celebró 50 años del "Día de la Tierra". Mucho antes de este brote viral, la OMS ha estado analizando el impacto nocivo en la salud pública relacionado a los cambios en el clima.

Planeta Tierra con pandemia
El planeta Tierra celebra su 50 aniversario en cuarentena mundial.

Conforme la comunidad mundial continúa lidiando con la pandemia de COVID-19, organizaciones mundiales del medio ambiente y la salud, señalan que nuestro enfoque debe considerar también los problemas relacionados con variabilidad en los climas que afectan directamente nuestra salud.

En varias entrevistas, el Dr. Diarmid Campbell-Lendrum, Jefe del Programa de Cambio Climático y Salud, dice que: "la contaminación del aire, es uno de los problemas más graves que enfrentamos en todo el mundo". La Organización Mundial de la Salud (OMS), estima que una de cada ocho muertes en todo el mundo es causada por la contaminación del aire.

En publicaciones pasadas en Meteored te hemos contado como la contaminación del aire aumenta el riesgo de otras enfermedades, como, los padecimientos cardíacos y las relacionadas con problemas respiratorios, algo que ha tenido un mayor impacto en aquellos que las padecen durante el brote de Coronavirus.

"Los fenómenos meteorológicos extremos se están volviendo más severos. Así que estamos viendo olas de calor más duraderas y extremas, incendios forestales más severos", afirma el Dr. Campbell-Lendrum. "Por lo tanto, es absolutamente claro para nosotros que el cambio climático está empeorando estos eventos naturales extremos y está causando una amplia gama de impactos graves para la salud humana".

El cambio climático con influencia antropogénica ¿Puede dañar la salud pública?

La contaminación del aire mata a 7 millones de personas al año en todo el mundo, y 9 de cada 10 personas en todo el mundo están inhalando aire contaminado. Según la OMS, un tercio de las muertes por accidentes cerebrovasculares, cáncer de pulmón y enfermedades cardíacas se deben a la contaminación del aire.

Del brote de COVID-19 surge cierta evidencia que sugiere que las personas que viven en áreas con mayor contaminación del aire son más vulnerables a infectarse con este virus.

"Estamos recibiendo las primeras indicaciones de que los lugares con altos niveles de contaminación del aire también pueden tener altas tasas de muerte y enfermedad por COVID-19", dijo el Dr. Campbell-Lendrum a CBS News. "No es concluyente en este momento, pero es lo que esperaríamos y eso es lo que creemos que estamos empezando a ver".

Si bien el coronavirus ha tenido efectos devastadores en todo el mundo, también ha provocado una disminución de la contaminación del aire. En el noreste de los Estados Unidos, la contaminación del aire cayó un 30% en marzo, y países como China e Italia han experimentado disminuciones similares.

Asimismo, tenemos que, el 70% de las enfermedades infecciosas del mundo provienen del medio ambiente, y muchas de ellas son de contacto animal a humano. La mayoría de las enfermedades infecciosas que el mundo ha tenido que enfrentar en las últimas décadas provienen del medio natural.

Aun cuando el cambio climático no causó el Coronavirus, puede ayudar a propagar futuras pandemias y enfermedades, está muy claro que el daño que estamos causando a la naturaleza, hace que sea más probable que surjan mas enfermedades. Por ejemplo, con climas más cálidos y la creciente variabilidad en los patrones climáticos en todo el mundo, es más fácil transmitir enfermedades de cualquier origen.

Cambios en los hábitos alimenticios influyen positivamente en el medio ambiente y la salud

El año pasado, las Naciones Unidas (ONU), publicó un informe que decía que las dietas basadas en plantas son mejores para el medio ambiente. Una de las razones, es que las vacas producen grandes cantidades de metano de gases de efecto invernadero cuando comen. Además, comer grandes cantidades de carne regularmente, particularmente carnes procesadas, no es saludable para nosotros los humanos.