Increíble espectáculo en viñedos franceses

Considerado por muchos como espectacular paisaje sucedió en la región de Chablis, Francia; vitivinicultores encendieron antorchas para proteger sus campos de una helada tardía.

En lo que muchos catalogaron como un escenario inusual, agricultores especializados en cuidar, procesar y cosechar la vid encendieron antorchas en sus campos para proteger sus campos de una helada tardía que llegó a un viñedo cerca de Chablis, Francia. Además de esto, también se vieron en la necesidad de usar braseros y fardos de paja.

Después de que se presentaron cálidas temperaturas primaverales, el frío volvió a manifestarse instalándose en Europa, y particularmente en Francia desde principios de este mes de abril. Por citar un ejemplo, en la región de Borgoña los valores de temperatura durante las noches alcanzan -5°C con presencia de nevadas en algunos sitios.

Actividad costosa

Los parcelarios informan que la operación de poner en marcha este sistema es costosa, pues son 9 euros por antorcha (algo así como 216 pesos mexicanos), y son necesarias alrededor de 400 por hectárea. Esta técnica es empleada buscando ganar unos grados de calor y con esto brindar protección a los brotes que en unos meses más producirán la cosecha anual.

Esta forma a gran escala de buscar proteger el viñedo no es una garantía de una cosecha exitosa, pues si el descenso de temperatura es muy drástico los brotes con toda seguridad se congelarán. Habitualmente, cuando se enfrentan a situaciones de este tipo los vitivinicultores tienen que elegir de entre sus tierras cuáles poner a salvo de aquellas que tendrán que sacrificar.