meteored.mx

¿Cómo se monitorean asteroides y cometas peligrosos para la Tierra?

Una división de la NASA se ocupa de pronosticar las órbitas de estos cuerpos en su aproximación a nuestro planeta, así como evaluar los posibles riesgos de impacto. A propósito de celebrar el Día Internacional de los Asteroides este 30 de junio, les proponemos profundizar en la respuesta a esta interrogante.

Asteroides
Un asteroide potencialmente peligroso tiene una órbita que se acerca a más de 0.05 AU (unos 7.5 millones de km) de la Tierra. De impactarla, las consecuencias serían devastadoras.

El Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS) adscrito al Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA, tiene la misión de caracterizar las órbitas de los asteroides y cometas que se aproximan a la Tierra, y evaluar, junto con otras agencias gubernamentales de Estados Unidos, el riesgo de impacto y sus consecuencias.

El CNEOS hospeda el Sentry, un sistema de monitoreo que analiza continuamente las probabilidades de impacto de asteroides potencialmente peligrosos (PHA, por su sigla en inglés) para la Tierra, en un período que abarca los próximos 100 años.

El Sentry recibe cada día centenares de datos de observaciones y soluciones de órbita de asteroides cercanos a la Tierra (NEA, por su sigla en inglés) del Minor Planet Center (MPC) que consolida la información aportada desde una red de estaciones en todo el mundo que tributan al Smithsonian Astrophysical Observatory (SAO).

Todas las veces que se realiza una actualización de la posición de un NEA, ya sea por observaciones ópticas o de radar, el Sentry recalcula su órbita nominal y otras ligeramente diferentes dentro de un rango admisible de incertidumbre, que se adaptan a todas ellas.

A partir de estos resultados, a través de un proceso de propagación numérica para 100 años vista, pueden determinarse los acercamientos de un NEA a la Tierra, con cierto grado de precisión. Los resultados aportados por este programa computarizado se publican en la página del Impact Risk Data, disponible para todo público en Internet.

Entendiendo la Impact Risk Data

Para una interpretación correcta de la lista de potenciales impactos de asteroides debe tener en cuenta que la tabla refleja un resumen de los posibles eventos por objeto. El color de las filas se asigna según la Escala de Torino y alerta sobre la gravedad de las amenazas: desde el blanco que identifica objetos que no representan peligro de impacto hasta el rojo que alerta de una colisión segura.

Dentro del rango de los 5 colores usados en esta escala, es asignado un número entre el 0 y el 10 que caracteriza, además de la probabilidad de impacto del asteroide, el alcance de sus consecuencias.

Los objetos muy pequeños (diámetros 50 metros o menos) que no son de interés, se sombrean con color azul claro.

El rango de años en que pudiera ocurrir un número determinado de impactos de un objeto, cuya identificación se refleja en la primera columna, seguido de datos como su velocidad con respecto a la Tierra, la intensidad de su brillo intrínseco y su diámetro, son parte de los datos que podemos obtener. Completan la lista los valores que designan la peligrosidad de cada objeto según la que se conoce como Escala de Palermo.

Objetos que más cerca pasarán durante este año

También en CNEOS podemos consultar una base de datos con la información de los NEO (Objetos Cercanos a la Tierra, por sus siglas en inglés) que se han registrado desde 1900 hasta la proyección al año 2200.

Así podemos saber que el primer día de julio, a las 13:57 ± 00:05 UTC, el objeto identificado como 2022 MS, de diámetro entre 22 y 49 m, se aproximará a la Tierra a una distancia nominal de 0,02117 Unidades Astronómicas (AU), con una velocidad relativa a la Tierra de 5,99 km/s.

Al terminar el 2022, el 28 de diciembre a las 23:40 ± 00:05 UTC, a 0.04233 UA de nuestro planeta, pasará el 2021 AE a 14.95 km/s. ¿No es inquietante saberlo?

Acceder a la valiosa información, que el CNEOS pone a disposición de científicos y curiosos de todas las latitudes, nos hace reflexionar sobre cuánto se ha avanzado en el conocimiento de lo que sucede alrededor de la Tierra.