Maelstrom: potente remolino marino que ostenta un récord Guinness

Existen muchas leyendas marinas, que cuentan cómo sorprendentes remolinos capaces de succionar embarcaciones hasta el fondo del océano. ¿Serán sólo historias fantásticas? ¡Uno de ellos hasta tiene su propio récord Guinness!

remolino de agua
Los remolinos de agua surgen del encuentro entre corrientes marinas. Su tamaño dependerá de la fuerza de colisión.

Cuando corrientes de flujo rápido en el océano, que circulan en diferentes direcciones, chocan entre sí, comienzan a girar una alrededor de la otra. Dependiendo del volumen del agua y la fuerza con la que colisionan, aparecen remolinos de diferentes tamaños. Los más grandes y peligrosos son llamados remolinos o maelstroms, palabra en noruego que proviene de malen (triturar) y strom (corriente), es decir, “corriente trituradora”.

En el estrecho Saltstraumen, que separa las islas Straumen y Straumøya de la costa meridional de Noruega, se forma el maelstrom considerado el más poderoso del planeta. Con el cambio de marea, cada seis horas entran o salen del angosto estrecho, entre los fiordos Salten y Skjerstad, más de 480 mil litros de agua a una velocidad de 40 km/h. En el flujo máximo de estas corrientes se producen varios remolinos que han alcanzado hasta de 10 metros de ancho y 5 metros de profundidad.

Esta singularidad del maelstrom Saltstraumen le ha permitido su registro como récord Guinness del remolino natural más fuerte del mundo.

Se estima que este notable remolino noruego existe desde hace más de 3 milenios, cuando esta región del litoral tenía glaciares en sus fiordos y canales. Las corrientes marinas pudieron fluir a mayor velocidad cuando el fiordo Skjerstad no tuvo más hielo y el agua del océano pudo invadirlo.

Se ha comprobado que el desnivel entre el mar y el fiordo puede superar el metro en pleamar. Durante las horas en que se mantiene la marea alta la corriente en el estrecho es casi nula y las aguas son tranquilas. Al bajar la marea las corrientes son más rápidas y comienza el maravilloso espectáculo que le ha dado a Noruega un inusual Guinness.

¿Realidad o ficción?

En su famosa obra “Veinte mil leguas de viaje submarino” Julio Verne, en 1870, ya hacía referencia al Maelstrom, un temible remolino en las aguas noruegas. También en la saga cinematográfica “Piratas de Caribe” se ha recreado la presencia de estos “devoradores” de barcos como el terror de los navegantes más intrépidos.

La realidad es que los remolinos en las aguas de los océanos son más comunes de lo que podemos imaginar, y ocurren temporalmente, por lo que son muy difíciles de rastrear y registrar de manera confiable. Cuando el agua fría, más pesada se desliza bajo las aguas cálidas, más ligeras, se forman rápidas corrientes oceánicas, cuya intensidad depende de múltiples factores.

¿Sólo en Noruega?

El remolino recordista de Saltstraumen tiene competidores: en el mar de Noruega, el Moskstraumen, que se forma entre las islas Mosken y Moskenesøya, es el segundo remolino más fuerte del mundo.

El Old Sow, que se forma en las aguas entre Deer Island y Moose Island en Canadá, es uno de los remolinos más grandes del hemisferio occidental, que ha llegado a alcanzar un diámetro de 76 metros.

En las costas de Japón, entre Tokushima y Hyogo, el remolino de mareas Naruto puede llegar a los 20 metros de diámetro y desplazamiento de hasta 12 km/h.

Por último el Corryvreckan, considerado el tercero más fuerte en el ranking mundial, está ubicado entre dos rocas frente a la costa oeste de Escocia. Se genera por la irregularidad del fondo marino, lleno de depresiones y pináculos que causan que el agua que circula entre ellos aumente su velocidad.

Naruto
El remolino de mareas Naruto es uno de los principales atractivos turísticos de Japón.

El estrecho de Saltstraumen es una zona marina protegida en la que las fuertes corrientes tyrasladan los nutrientes que favorecen el desarrollo del ecosistema. La belleza del paisaje, su variada fauna y la majestuosidad del espectáculo que cada día ofrece el Maelstrom más fuerte del mundo, han convertido a este lejano y frío paraje antes habitado por vikingos en un lugar de obligada visita para miles de personas cada año.