StoreWindows10

La canícula sobre México

Disminución de lluvias y más calor es el tema de cada año entre los meses de julio y agosto, principalmente sobre estados del centro-sur mientras que el bochorno puede alcanzar los 50°C en sectores costeros ¿a qué se debe?

José Martín Cortés José Martín Cortés 17 Jul 2018 - 18:55 UTC
La canícula llega a México
El calor y lluvias escasas estarán presenten entre julio y agosto, situación normal de cada año.

La temporada de lluvias que estadísticamente se presenta sobre nuestro país va de junio a noviembre, meses en los que los ciclones y ondas tropicales juegan un papel importante para generar chubascos y tormentas especialmente en la mitad centro-sur y, en ocasiones, sobre el noreste y noroeste.

De manera general, los acumulados de precipitación presentan dos máximos siendo el primero en junio y el segundo en septiembre (esto puede variar en cada estado). Entre estos dos máximos, aparece un mínimo relativo entre julio y agosto, denominado “veranillo”, “sequía de medio verano” o canícula.

Entre estos dos meses, la nubosidad y las precipitaciones tienden a disminuir ocasionando que las temperaturas y sensaciones térmicas repunten para dominar un ambiente muy caluroso y bochornoso en buena parte del territorio nacional.

El nombre de “canícula” procede de la aparición de la estrella Sirio, perteneciente a la constelación del Can Mayor. Sirio es una de las estrellas “próximas” al sistema planetario solar, a unos ocho años luz de la Tierra. Los antiguos creían que el calor que se sentía provenía de esta estrella, debido al gran brillo que posee.

¿Qué origina la canícula y que ocasiona en México?

Algunos investigadores citan que la canícula es un fenómeno que tiene que ver con la relación atmósfera-océano. Estos cambios pueden estar presentes sobre la circulación atmosférica del Golfo de México o pequeños cambios estacionales de la temperatura superficial del mar –agua caliente- frente a las costas de Guerrero y Oaxaca.

El motivo más “aceptado” o del que se tiene mayor conocimiento es por el desplazamiento y fortalecimiento, hacia el Golfo de México, de un sistema de alta presión atmosférica, conocido como el anticiclón de las Bermudas-Azores, el cual generalmente se ubica sobre el centro del océano Atlántico. Los sistemas de alta presión atmosférica generalmente implican “buen tiempo” (escasa nubosidad y temperatura alta).

Anomalía de la precipitación hasta el 12 de julio
Gran parte de México se registra precipitación por debajo de lo normal (excepto algunos sectores), presentándose escasez de lluvias

Es esta,la precipitación, el principal efecto de la canículade ahí, que toma el nombre de “sequía de medio verano” y, en consecuencia, las temperaturas se incrementan de manera significativa, especialmente las sensaciones térmicas debido al alto contenido de humedad en el ambiente que puede ocasionalmente superar los 45 o 50°C en estados del Golfo de México y Caribe.

Durante la canícula de este año, se prevé que tenga mayor intensidad, debido menor actividad tropical en el atlántico siendo menor la incidencia de ondas y ciclones tropicales. Además, el fenómeno de El Niño podría hacer presente, apoyando a la disminución de lluvias en el verano.

Existen varios mitos sobre la canícula, siendo la mayoría falsos que a continuación te los mencionaré para que los medios de comunicación no te confundan:

Mito: 40 días con intenso calor.

Realidad: Se incrementan las temperaturas, sin ser las más altas del año, excepto sobre el norte de Baja California, Sonora, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, estados donde de hecho, la canícula se presenta muy poco. En el resto del país se dan en abril y mayo previo a la temporada de lluvias.

Mito: Inicia el 15 de julio extendiéndose 40 días.

Realidad: No existe fecha oficial, ya que varía en cada región de México (excepto noroeste). Puede iniciar desde inicios de junio y en casos extremos, extenderse hasta octubre, por lo que no son necesariamente los 40 días.

Mito: Las precipitaciones son nulas.

Realidad: Aunque disminuyen, SÍ se presentan chubascos y tormentas con granizo, pero de forma más aislada y con acumulados menores. Los pocos eventos pueden ser muy fuertes.

Publicidad