Resumen meteorológico de abril y previsión para mayo

Mucho calor y los incendios forestales fueron las situaciones destacables en México, alcanzándose máximas extremas de 47-48°C, mientras que algunas tormentas de forma local así como granizadas lograron desarrollarse, ¿seguirá el calor en mayo?

José Martín Cortés José Martín Cortés 02 May 2019 - 21:56 UTC
Varios incendios afectaron México en abril de 2019
Condiciones secas y ventosas apoyaron a que los incendios se propagaran en México este pasado mes de abril.

La influencia de un anticiclón ha prevalecido durante el mes de abril, favoreciendo escasa nubosidad y temperaturas altas, además de viento muy cálido con dirección sur y suroeste generó periodos de calor extremo a lo largo de la vertiente oriental, alcanzando extremas de 44-48°C en la Huasteca de San Luis Potosí, Querétaro, Hidalgo y Veracruz.

Otras regiones donde el calor se mantiene es en Tierra Caliente, ubicado entre Michoacán y Guerrero donde los valores térmicos rondaron los 40-45°C, así como en la península de Yucatán llegando hasta los 42°C. No tan extremo, pero en el Altiplano, incluyendo el Valle de México se presentaron 28-33°C con humedad muy baja del 5%. Todo lo anterior propició que las quemas agrícolas y por descuidos humanos se salieran de control, generando incendios de grandes proporciones como el cercano a Guadalajara, en Bosque La Primavera.

De forma similar, en estado como Morelos, Puebla, Estado de México, Tlaxcala, Veracruz, Oaxaca, Guerrero, San Luis Potosí, Hidalgo y Tamaulipas se presentaron diversos incendios, destruyendo desafortunadamente varias hectáreas de bosque.

Las regiones montañosas del norte, noreste, centro y oriente, así como algunas porciones de Yucatán se vieron beneficiadas con precipitaciones y fuertes granizadas. Chihuahua, Estado de México, Puebla y Veracruz son algunas entidades donde se reportaron las granizadas más significativas, mientras que en Quintana Roo se acumularon más de 100 mm de lluvia en 24 horas, generando inundaciones.

Modelo climático CFSv2 de anomalía de precipitaciones
Gran parte del país con precipitaciones inferiores a la climatología (tonos amarillos) aunque regiones del norte, centro y sureste puede llover más de lo normal.

Pronóstico del comportamiento de temperaturas en mayo

Valores por arriba de lo normal de 1 a 2°C se prevén en estados del noreste, occidente, centro, oriente, sur y sureste del país, principalmente en la vertiente oriental desde Nuevo León hasta Veracruz y Tabasco. En contraste, el norte y noroeste podrían registrar valores entre 0 a 1°C superiores a la climatología, es decir el calor en la región no sería tan extremo durante el mes.

No obstante y siendo realistas, los estados de Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa, Nayarit y algunos sectores de Chihuahua y Durango podrían alcanzar y/o superar los 40°C en este mes, por lo que tener un pronóstico de temperaturas dentro de lo normal o ligeramente mayor, implica aún así un ambiente muy caluroso.

Pronóstico del comportamiento de precipitaciones en mayo

Las lluvias se pueden presentar dentro o por arriba de lo normal sobre el norte y noreste, centro y sureste del país, con 20-50 mm superior a la climatología. En el resto del país, las precipitaciones serían inferiores a lo normal, no obstante, eventos locales en las zonas montañosas de las Sierras Madre Oriental y Occidental son probables.

Recuerden que la combinación del calor con la humedad y el relieve puede generar una mayor intensidad en las tormentas, así como en la cantidad/tamaño del granizo y el viento asociado, lo cual puede tener efectos negativos en la población y cultivos, pero al mismo tiempo, reducir la sequía que ha estado presente en varios sectores del territorio nacional, además de disminuir la probabilidad de incendios.

Por todo lo anterior es importante dar seguimiento a los pronósticos publicados en Meteored, para disminuir el riesgo de desastres y efectos negativos en la salud, así como en el sector agropecuario. Se recomienda tomar la información con cautela, ya que los pronósticos a largo plazo pueden variar en intensidad y extensión de los efectos meteorológicos mencionados.

Publicidad