meteored.mx

Agricultores de arándanos luchan contra el cambio climático

Uno de los alimentos clave que se utiliza en las recetas de la celebración de Acción de Gracias en territorio estadounidense son los arándanos, en los últimos años las variantes de temperatura y cambios radicales en el entorno ambiental de este fruto han influenciado negativamente en su cosecha.

Arándanos
Los arándanos son uno de los principales frutos de consumo en territorio estadounidense, agricultores buscan nuevas técnicas para sembrar y no dejar que el cambio climático dañe las cosechas.

En la actualidad grupos de agricultores de arándanos proponen ideas y se han tenido que adaptar sus métodos tradicionales para combatir los efectos del cambio climático para proteger el alimento básico de sus festividades de fin de año, además de ser un fruto que forma parte de la dieta de muchos hogares donde es consumido principalmente por muchas personas.

Desde mitad de año comienzan los preparativos por parte de campesino y agricultores estadounidenses que cultivan arándanos, un componente alimentario por excelencia
para las fiestas de Acción de Gracias, Navidades y fin de año.

Estas bayas rojas agrias, hervidas con una dosis de azúcar dan como resultado la clásica salsa de arándanos, fruto que suele prosperar sólo en un entorno adecuado, pero el cambio climático amenaza con hacer que las condiciones sean más impredecibles.

Mejoras en las cosechas

Después de una terrible temporada 2021, el agricultor de Massachusetts Billy McCaffrey está contento por su buena cosecha de este año. “Fenomenal, increíble”, dice el exprofesor de 70 años, rodeado hasta la cintura por un mar de bayas flotantes.

Su granja de arándanos, al sur de Boston, es una de las cientos en el estado de Massachusetts, en el noreste de EE. UU., el segundo mayor productor después del medio oeste de Wisconsin. "Cada año tiene altibajos, solo espero que podamos mantenerlo y que nos paguen", dice McCaffrey.

A los McCaffrey les preocupaba que en 2022 se repitiera el año anterior, que según el jefe de la Asociación de Productores de Arándanos Rojos de Cape Cod (CCCGA, por sus sigla en inglés), Brian Wick, dijo "fue una de nuestras peores cosechas en bastante tiempo". "Las lluvias y el ambiente en el dosel de la vid crearon las condiciones perfectas para la pudrición (y) los hongos", dijo el experto a la AFP.

La temporada de crecimiento de este año comenzó con una sequía. Exactamente lo contrario del año pasado, pero los agricultores pudieron usar bombas y agua para mantener vivos sus cultivos.

Incremento notorio en la producción

Ahora, este año parece una de las cosechas más grandes de la historia con una predicción de 1,9 millones de barriles (189 millones de libras) producidos en Massachusetts CCCGA.

Keith Mann, de 54 años, equipó su gran granja en Buzzards Bay, Massachusetts, con paneles solares para ayudar a compensar los costos de combustible. También ha instalado varios molinos de viento en su propiedad y vende electricidad a la red de agricultores vecinos.

Aunque no está seguro de que las temperaturas promedio han aumentado notablemente, Mann dice que "los extremos climáticos nos causan verdaderos problemas". "Tuvimos sequía todo el verano... Luego, a finales del verano, tuvimos lluvias torrenciales, que causaron inundaciones, y las inundaciones causaron infecciones por hongos".

"Demasiada lluvia a la vez es un problema. No llover lo suficiente la mayor parte de la temporada fue otro problema. Ponerlos juntos es un doble golpe", dijo Mann.

Adaptación climática

En cuanto al Día de Acción de Gracias de este año, los estadounidenses no necesitaron apresurarse y abastecerse de arándanos, incluso el gasto económico pese a la recesión no fue tan elevado en comparación con otros frutos, pudiendo tener más acceso que el año pasado.

Los agricultores se están adaptando al clima cambiante y produciendo nuevas variedades para ser procesadas, como lo hace la enorme cooperativa agrícola Ocean Spray en Massachusetts.

"Acción de Gracias, nos levantamos para eso. Nos impulsa", dijo McCaffrey. Como en muchos otros alimentos se tendrán que cambiar las técnicas y modificarlas poco a poco, para tratar de generar adaptación.