¿A quién se le ocurrió ponerle nombre a los ciclones tropicales?

Te platicamos cómo fue que se les comenzó a poner nombre propio a los ciclones tropicales para identificarlos, además de un poco de historia de cómo a evolucionado este nombramiento a través de los años.

Martha Llanos Rodríguez Martha Llanos Rodríguez 11 Sep 2019 - 00:58 UTC
La temporada de ciclones tropicales en México va de mayo a noviembre.
La temporada de ciclones tropicales en México va de mayo a noviembre.

Es común escuchar en los medios de comunicación se han escuchado frecuentemente frases como “Después del paso de María por la isla de Puerto Rico, todo quedó devastado” o en el caso de México “Patricia ha sido de los huracanes más potentes que se ha visto en la historia”. Y así es como en nuestro día a día nos hemos acostumbrado a nombrar a los ciclones tropicales con un nombre propio.

¿Pero a quién se le ocurrió nombrarlos?

La idea de titular a los ciclones con nombre de personas fue del meteorólogo Clement Lindley Wragge de origen británico. Una de las narraciones es que mientras él vivía en Australia decidió llamar a los huracanes con nombres de personas que le caían mal.

Se comenta que en una primera etapa utilizó letras del alfabeto griego, posterior nombres de personajes mitológicos,después de mujeres y finalmente de políticos con los que no estaba de acuerdo. Sin embargo, también existe una versión en la que pudo ocupar los de personas que apoyaban la meteorología en Australia.

Antes de la llegada de Lindley, solía nombrarse a los ciclones tropicales de acuerdo a la festividad inmediatamente después de la llegada de la tormenta ¿Te imaginas? En el caso de México hubiera existido el huracán de la Independencia o el ciclón del día de muertos.

Los huracanes se asocian a efectos dañinos a las comunidades, sin embargo, debemos entender que los desastres son socialmente construidos.
Los huracanes se asocian a efectos dañinos a las comunidades, sin embargo, debemos entender que los desastres son socialmente construidos.

Más tarde los pilotos de guerra comenzaron a llamarle a los ciclones con el nombre de sus mamás y de sus novias. Y fue hasta 1950 que el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos tomó la práctica de nombrar a los ciclones, en lugar de utilizar latitudes y longitudes o con opciones del alfabeto fonético aeronáutico.

Los nombres que se utilizaban eran únicamente femeninos y seguían el orden del alfabeto, por ejemplo: Ana, Beatriz, Cecilia y así sucesivamente, año con año. El hecho de que sólo tuvieran nombres de mujeres y que estuvieran asociados a la destrucción se consideró una práctica misógina y por ello la Organización Meteorológica Mundial decidió también incluir masculinos.

De esta forma todos los años tenemos una lista oficial para nombrar a los ciclones que se presentan, desde Meteored nos gustaría que nos contaras si has identificado alguno con el tuyo y qué ha ocasionado.

Publicidad