meteored.mx

Cambios en circulación atlántica podrían conducir a La Niña permanente

Un nuevo estudio de Nature revela que si no se hace nada para detener el cambio climático, la Circulación Sur del Océano Atlántico podría colapsar por completo. Si esto ocurre, ¡el planeta será inducido a un estado climático similar al generado por La Niña!

Circulación Meridional del Atlántico
La circulación meridional del Atlántico podría colapsar por completo con la continuación del cambio climático y el calentamiento global. Imagen: Estudio de visualización científica del Centro de Vuelo Espacial Goddard/NASA

El cambio climático está ralentizando una importante circulación oceánica que opera en el Océano Atlántico, la llamada Circulación del Océano Atlántico Sur. ¡Esta circulación es responsable de distribuir el calor entre la región tropical y las latitudes polares, siendo extremadamente importante para el equilibrio del clima global!

La circulación del Océano Atlántico Sur se está desacelerando debido al cambio climático inducido por las actividades humanas. Según el estudio, si colapsa por completo, ¡experimentaremos un clima global similar al que experimentamos en los años de La Niña!

Un nuevo estudio publicado en Nature Climate Change, por científicos climáticos australianos, incluido Andrea Taschetto de Brasil, ha explorado cuáles serían los impactos y las consecuencias en el clima de la Tierra si este sistema de circulación del océano Atlántico colapsara por completo.

Los investigadores descubrieron que el colapso de este sistema cambiaría el clima de la Tierra a un estado similar al generado por La Niña, la fase negativa del fenómeno de Oscilación del Sur de El Niño.

Esto significa que si la circulación del sur colapsara, el este de Australia experimentaría más lluvia e inundaciones, mientras que el suroeste de los Estados Unidos experimentaría temporadas de sequía e incendios forestales mucho peores, según el estudio. Episodios similares o incluso peores a los que se registraron y se registran recientemente en estas regiones debido a La Niña que está activa desde 2020.

Los investigadores utilizaron un modelo global para analizar el escenario climático resultante de un colapso de esta circulación oceánica, aplicando una simulación de deshielo masivo en el Atlántico Norte. Lo primero que detectaron los investigadores fue que sin la circulación atlántica se acumularía una enorme cantidad de calor al sur del ecuador.

Este exceso de calor sobre el Atlántico tropical alteraría la circulación atmosférica zonal, induciendo movimientos de hundimiento sobre el Pacífico Oriental Tropical. Estos movimientos de hundimiento, a su vez, fortalecerían los vientos alisios, que empujarían las aguas cálidas hacia el oeste, induciendo anomalías negativas en la temperatura superficial del mar sobre el Pacífico Centro-Este Tropical, configurando un estado La Niña.

¿Qué es la Circulación Meridional del Atlántico?

La Circulación Meridional de Vuelco del Atlántico, comprende un conjunto robusto de corrientes oceánicas superficiales y profundas, responsables del transporte superficial de aguas más cálidas y saladas hacia el norte y un flujo hacia el sur de aguas más frías en profundidad.

Estos “esteras” de transporte en la superficie y en las profundidades se conectan en las regiones de “vuelco”, donde las corrientes se hunden o ascienden, cerrando esta gran célula de circulación oceánica.

Esta circulación transporta aguas cálidas desde el Atlántico Ecuatorial y Sur hacia el Atlántico Norte. Este calor es capturado por la atmósfera en latitudes más altas y promueve un clima más templado en algunas partes de Europa. Mientras que la otra rama de la celda de circulación lleva agua más fría hacia el sur, lo que permite que los trópicos pierdan el exceso de calor. Por tanto, esta circulación oceánica juega un papel importante en el equilibrio del sistema climático.

Los registros climáticos que se remontan a más de 100,000 años revelan que esta circulación alguna vez se “apagó” o se desaceleró mucho durante las glaciaciones. Sin embargo, desde el comienzo de la civilización humana, hace unos 5,000 años, la circulación meridional del Atlántico se ha mantenido relativamente estable. Con excepción de los últimos años, en los que se observaron indicios de que esta circulación se estaría desacelerando. ¿Pero por qué?

Uno de los principales factores sería el derretimiento de los casquetes polares de Groenlandia y la Antártida, que arrojan grandes cantidades de agua dulce a los océanos, lo que hace que el agua sea menos densa y reduce el hundimiento de aguas densas en las regiones de 'vuelco' en latitudes altas.