meteored.mx

¿Podrían los humanos del futuro vivir en cuevas en la Luna?

La investigación ha encontrado que las cuevas lunares brindan condiciones notablemente estables en comparación con la superficie de la Luna, proporcionando posibles sitios para la futura colonización humana.

Luna
Debajo de la superficie llena de cráteres de la Luna hay muchas cuevas, pozos y viejos tubos de lava

Vivir en una cueva en la Luna puede sonar como la mejor experiencia de ermitaño, pero podría ser la realidad para los futuros humanos, según científicos planetarios. En un estudio reciente, se descubrió que los hábitats subterráneos de la Luna experimentan condiciones ambientales mucho más estables que en la superficie.

Investigadores de la Universidad de Colorado Boulder (CU) determinaron que las temperaturas en las cuevas, pozos y tubos de lava estables de la Luna varían en unos 50°C del día a la noche. Si bien esto puede parecer extremo, es mucho más estable que las increíbles oscilaciones de 270°C experimentadas en la superficie por algunas partes de las regiones ecuatoriales de la Luna.

"Si esperamos enviar personas a estas cuevas en las próximas décadas, queremos saber qué deben esperar allí", dijo Andrew Wilcoski, coautor del estudio y estudiante graduado en el Departamento de Ciencias Astrofísicas y Planetarias en CU Boulder.

Santuario subterráneo

Los investigadores obtuvieron sus datos mediante el desarrollo de simulaciones por computadora para rastrear las temperaturas de cuevas hipotéticas de varios tamaños durante un día lunar completo.

Además de las temperaturas más favorables, las cuevas lunares podrían proteger a los humanos de la peligrosa radiación solar y potencialmente ser ricas en ciertos recursos naturales.

Pero mientras que los cambios de temperatura dentro de estas redes subterráneas son relativamente pequeños en comparación con la superficie de la Luna, las temperaturas en sí mismas todavía son bastante extremas. La mayoría de las cuevas simuladas en el estudio experimentaron temperaturas máximas durante el día de -70°C escalofriantes, cayendo a -120°C por la noche.

Estas temperaturas no son favorables para el agua congelada en hielo, dijo Wilcoski. Investigaciones anteriores han sugerido que ciertos sitios lunares conocidos como "trampas frías" pueden haber acumulado agua congelada durante miles de millones de años. Pero las nuevas simulaciones muestran que muchas cuevas, especialmente en latitudes más bajas, serán demasiado cálidas para sostener hielo permanente.

“Una posibilidad intrigante sería establecer una estación base protegida dentro de un pozo o cueva lunar cerca de uno de los cráteres polares que contienen hielo de agua”, dijo Paul Hayne, profesor asistente en el Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial en CU Boulder. "Los astronautas podrían entonces aventurarse cuando las condiciones fueran adecuadas para recolectar suelo rico en hielo".

Las agencias espaciales de todo el mundo ya están explorando la posibilidad de establecer bases en cráteres dentro de la región de la Luna del Polo Sur-Aitken Basin. Pero si la demanda de bienes inmuebles lunares se desarrolla aún más, los hábitats en las cuevas y pozos protegidos de la Luna podrían convertirse en una opción cada vez más viable.