Descubren material más antiguo que nuestro planeta y el Sol

Los científicos encontraron en un meteorito que cayó hace más de 50 años en Australia, el material sólido más antiguo que existe sobre la superficie de la terrestre; inclusive, estudios demuestran que tiene mas antigüedad que el Sol. A continuación todo sobre este fascinante descubrimiento.

Alfredo Graça Alfredo Graça Úrsula Pamela García 28 Ene 2020 - 18:01 UTC
Meteoritos, astros y estrellas
El meteorito de Murchison descubierto en Australia contiene polvo estelar más antiguo que el Sol.

El Field Museum en Chicago, Estados Unidos, anunció esta semana el descubrimiento de polvo de estrellas en un meteorito que cayó hace más de medio siglo en Australia. Lo que hace que este descubrimiento sea fascinante es el hecho de que en el interior del astro se encontró material solido que al comprobarlo resulto ser el más antiguo encontrado hasta ahora en el planeta Tierra.

Los científicos estiman que la edad del polvo de estrellas analizado, tiene entre 5 y 7 mil millones de años. Según el especialista Phillip Heck, curador del Field Museum y profesor asociado de la Universidad de Chicago, el polvo estelar de este meteorito dice que: "es el material sólido más antiguo que se haya encontrado y nos podría decir cómo se forman las estrellas en nuestra galaxia".

Por ejemplo, se ha calculado que la edad mínima del Sol sea de alrededor de 4,600 millones de años y que la Tierra tenga aproximadamente unos 4,500 millones de años. El portal Science Alert destaca que el polvo encontrado es unos cientos de años más antiguo que el Sistema Solar.

¿Qué son los granos minerales presolares?

Astrónomos afirman, que la formación y la desaparición de astros es causada por la presencia de explosiones en las galaxias, cuando esto sucede se pueden producir nubes de polvo cósmico, dando originen a otros cuerpos celestes como nuevas estrellas, planetas, lunas o meteoritos.

Philipp Heck y su grupo de investigadores estudiaron el meteorito que cayó hace más de 50 años en el estado de Victoria, Australia, durante el día 28 de septiembre de 1969, y se enfrentaron al descubrimiento de partículas llamadas granos minerales presolares que antes del nacimiento del Sol, habrían quedado atrapados en el meteorito.

El Field Museum tiene en su poder la mayor cantidad de meteoritos de Murchison. La gente de Murchison, en Australia Occidental, puso a disposición de la Ciencia estos astros. Los granos presolares del meteorito Murchison, se aislaron para este estudio resguardando los meteoritos desde hace 30 años en la Universidad de Chicago y es hasta ahora que hacen el gran descubrimiento.

Según los científicos, este tipo de granos presolares solo se encuentran en el 5% de los meteoritos caídos en la Tierra. Jennika Greer, coautora de este estudio y de la Universidad de Chicago, explica en un comunicado del Field Museum el proceso de análisis del material presente en el meteorito "comienza con el aplastamiento de fragmentos hasta que se convierten en polvo, girando en una especie de pasta que huele a mantequilla de maní podrida". Dicha pasta se disuelve en ácido hasta que solo quedan los granos presolares.

Philipp Heck agrega que los granos presolares fueron analizados para detectar su tiempo de exposición a los rayos cósmicos, que interactúan con la materia y forman nuevos elementos. "Cuanto más tiempo están expuestos, más elementos se forman", declaró. “Con este estudio, determinamos directamente la vida útil del polvo de estrellas . Esperamos que los investigadores puedan usarlo como punto de partida para modelos de todo el ciclo de vida galáctico”. Resultados de la investigación fueron publicados en la revista PNAS.

Publicidad