meteored.mx

¡El invierno de 2021 fue uno de los más crudos de la Antártida!

Contrario de lo que se ha observado en el resto del mundo, ¡la Antártida experimentó un invierno más frío de lo normal! Aun cuando esto podría ser una buena noticia, la realidad es que este evento puede estar asociado con la variabilidad causada por el cambio climático.

Antártida
El continente antártico registró en 2021 uno de los inviernos más severos en décadas.

Mientras que el Polo Norte registró en los últimos meses uno de los registros más pequeños de extensión del hielo marino, una alta tasa de calentamiento de las temperaturas e incluso la ocurrencia de incendios forestales, el Polo Sur experimentó una realidad muy diferente: ¡un frío más allá de lo normal!

Las temperaturas invernales de 2021 en la Antártida fueron las más bajas en más de 60 años, según el British Antarctic Survey

Contrariamente a la tendencia al calentamiento registrada en gran parte del planeta, el continente antártico experimentó uno de los inviernos más fríos registrados este año. Según el Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo de los Estados Unidos (NSIDC), la temperatura promedio del período de invierno austral (meses de junio, julio y agosto) sobre el continente de hielo fue 3.4°C por debajo del promedio de 1981 a 2010 en -62.9°C.

En la estación de investigación Amundsen-Scott del Polo Sur, que se encuentra en una meseta a 2,835 metros sobre el nivel del mar, el período de abril a septiembre, el llamado período de oscuridad solar, registró una temperatura promedio de -61.0°C. Este es el segundo invierno más frío en el récord de 60 años de la temporada, solo por detrás de 2004.

La temperatura mínima más baja registrada fue en la estación Vostok de Rusia, donde se registró la impresionante temperatura de -79.4°C el 30 de septiembre.

Con este frío extremo, la extensión del hielo marino en la Antártida ha estado por encima de la media en los últimos meses, haciendo que la extensión registrada a fines de agosto sea la quinta más grande en la historia de los registros de satélites, según el NSIDC. La extensión máxima de la extensión del hielo marino se alcanzó el 1 de septiembre, con 18,75 millones de kilómetros cuadrados.

Sin embargo, desde principios de septiembre, la extensión del hielo se había reducido drásticamente, hasta que un mes después, a principios de octubre, la extensión del hielo marino en la Antártida era de casi 600,000 kilómetros cuadrados.

Estas temperaturas más frías de lo normal están asociadas con el intenso vórtice polar creado en la estratosfera ese año. Los fuertes vientos de alto nivel que forman este vórtice mantienen atrapado todo el aire frío sobre el continente antártico. Este vórtice polar más intenso también fue responsable del gran agujero en la capa de ozono que se formó ese año.

El invierno más frío de lo normal en la Antártida es un evento que forma parte de la variabilidad climática, pero no refleja lo que está sucediendo en el clima antártico a largo plazo. Es importante recordar que la Antártida ahora tuvo un invierno muy frío, pero el año pasado tuvo un verano sin precedentes, alcanzando una temperatura máxima récord de 18.3°C en la Estación Científica Esperanza el 6 de febrero de 2020, una temperatura muy alta para esa región.

Esto muestra que con el cambio climático, impulsado por las emisiones de gases de efecto invernadero, cada vez más eventos extremos, como olas de frío intenso y olas de calor, ocurrirán en todo el mundo de diferentes formas, sin excluir los lugares más remotos del planeta, como la Antártida.