meteored.mx

¿Viaje sostenible? Podemos reducir la huella de carbono cuando viajamos

Desde vuelos menos contaminantes hasta alojamientos sostenibles. Es posible contribuir con el planeta volviendo tus viajes sostenibles.

Cascada ecoturismo
Es posible hacer viajes más sostenibles en México.

La playa, la montaña, la ciudad o cualquier otro lugar que sea tu próximo destino puede ser el pretexto perfecto para que comiences a hacer viajes sustentables. Tú puedes hacer una diferencia en el planeta y buscar vuelos, hospedajes, servicios, tours y productos más responsables con el medio ambiente.

Desde vuelos que reduzcan sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que provocan el cambio climático, hasta visitar lugares menos concurridos u hoteles con productos biodegradables o con menor consumo de recursos naturales, todo ello es posible gracias a diversas acciones que ya emprenden algunos prestadores de servicios turísticos del mundo, incluido México.

El sector turístico impacta de manera importante en la contaminación, pérdida de biodiversidad y ecosistemas y el cambio climático. Por ejemplo, un hotel grande que ofrezca 2 botellas de agua en cada habitación por noche en una ocupación promedio del 65% implica que al año el hotel genere cerca de 237 mil botellas de plástico, indica una estimación realizada por Alxedo, una startup alemana de tecnología limpia.

Debido al impacto ambiental del turismo masivo, las y los visitantes alrededor del mundo están comenzando a buscar opciones más sostenibles. En un estudio publicado por Booking en 2022, 71% de encuestados dijo que quería viajar de manera más sostenible en los próximos 12 años, lo que significa un aumento del 10% respecto al informe anterior.

El mismo documento refiere que 59% de las personas que contestaron pretenden dejar los lugares que visitaron en una mejor condición a como estaba cuando llegaron y que el 46% de la comunidad viajera afirmó haberse quedado en un alojamiento sostenible el año pasado.

¿Cómo hacer viajes sostenibles?

En el caso de los vuelos, existen opciones para que éstos reduzcan sus GEI. Por ejemplo, en México una aerolínea realizó su primer vuelo sostenible en junio de 2022 con un avión que viajó de Los Ángeles a Guadalajara y que operó con biocombustibles, con el cual la compañía reportó una reducción de 80% de emisiones de GEI.

Para los alojamientos también hay medidas bajas en carbono. Según el Manual de Viajes Sostenibles de Booking, un alojamiento puede ser sostenible si implementa acciones para reducir su consumo de plásticos, reducir el consumo de agua, reducir el desperdicio de alimentos, reducir el consumo de energía y usar energías verdes y generar un bienestar animal.

Es posible distinguir los alojamientos que cumplen con esas medidas gracias a un certificado eco de viajes sostenibles, el cual es otorgado por un organismo certificador que verifica si los establecimientos cumplen con los estándares de manera oficial.

Las certificaciones eco han logrado que cada alojamiento reduzca por cliente y por noche 10% las emisiones de dióxido de carbono, 24% el volumen de residuos y 15% el consumo de agua, de acuerdo con un estudio de 2017, elaborado con el Programa para el Medio Ambiente de las Naciones Unidas.

Existe otro certificado llamado Compromiso de viaje sostenible de la UNESCO, que promueve los viajes sostenibles, la adaptación de las comunidades y la conservación del patrimonio global. Los alojamientos que cumplan medidas sostenibles podrán recibirlo y mostrarlo en su sitio web o en sus instalaciones.

Este certificado impulsa varias medidas, como el ahorro energético a través de iluminación LED, luces con sensor de movimiento, climatizadores inteligentes, uso de tecnologías renovales; o beneficios para la comunidad como salarios dignos y prestaciones, y donaciones a organizaciones comunitarias.

“Queremos animar a la gente a explorar el planeta y descubrir las diferentes culturas de todo el mundo, pero nuestra intención es que se haga de forma responsable, para que las próximas generaciones disfruten de las mismas oportunidades. Y, para conseguirlo, necesitamos tu ayuda”, se lee en la página web del certificado de la UNESCO.