meteored.mx

¿Qué tan fría fue la Edad de Hielo? Científicos acaban de descubrirlo

Un equipo dirigido por la Universidad de Arizona llegó a la conclusión de que la temperatura media de la última Edad de Hielo (Glaciación de Würm), que sucedió hace unos 20.000 años rondaba los 7ºC. En la siguiente nota te hablamos de todos los detalles de este descubrimiento.

Mamut de la Era de Hielo
La última Edad de Hielo alcanzó su punto máximo de glaciación hace unos 20,000 años y es la más conocida de las glaciaciones antropológicas.

El Último Glaciar Máximo, o LGM, fue un período helado en el que el interior enorme (masas de hielo glaciar que cubren más de 50,000 km² de superficie) cubrieron aproximadamente la mitad de Norteamérica, Suramérica, Europa, Rusia y muchas partes de Asia, mientras que la flora y fauna adaptadas al frío prosperaron.

Aunque se han realizado varios estudios sobre esta glaciación, hasta ahora no había una respuesta concreta a la pregunta de cuál habría sido la temperatura de la Tierra durante esta etapa de fuerte glaciación.

Cambios en la temperatura

Jessica Tierney, profesora asociada en el Departamento de Geociencias de la Universidad de Arizona, es la autora principal de este artículo publicado en la reconocida revista Nature y descubrió que la temperatura global promedio de la Edad de Hielo era 6°C más fría de lo que es hoy.

Ella y su equipo crearon mapas para ilustrar cómo variaban las diferencias de temperatura en regiones específicas del mundo, indicando que: "En Norteamérica y Europa, las regiones más al norte estaban cubiertas de hielo y eran extremadamente frías. Incluso en Arizona , hubo un gran enfriamiento ". Tierney añadió: "Pero el mayor enfriamiento se produjo en latitudes altas, como el Ártico, donde era unos 14 ºC más frío que hoy".

La amplificación polar tiende a producir un cambio de temperatura mayor cerca de los polos que el promedio del planeta

Estos descubrimientos ayudan a la comprensión científica de cómo reaccionan los polos de la Tierra a los cambios de temperatura. "Los modelos climáticos predicen que las latitudes más altas se calentarán más rápido que las latitudes más bajas", enfatizó Tierney. "Cuando miramos las proyecciones de estos modelos, el Ártico se calienta más que el resto del hemisferio norte. Esto se conoce como amplificación polar. De la misma manera que, durante el LGM, encontramos el patrón inverso. Las latitudes más altas son solo más sensible al cambio climático y lo seguirá siendo en el futuro" dijo.

Los modelos y escenarios climáticos

Dado que no había termómetros en la Edad del Hielo, Tierney y su equipo desarrollaron modelos para calcular las temperaturas de la superficie del mar, basándose en datos recopilados de fósiles de plancton.

Combinaron los datos fósiles con simulaciones de modelos climáticos LGM, utilizando una técnica llamada "asimilación de datos", que se utiliza para predecir el clima. Los especialistas comentan lo siguiente, "Usamos el modelo climático del Centro Nacional de Investigación Atmosférica, con sede en Boulder, Colorado; para producir un retrocast de LGM, y luego lo actualizamos con los datos reales para ver cómo estaba el clima".

En el futuro, este equipo planea utilizar la misma técnica para recrear períodos cálidos del pasado de la Tierra. "Si podemos reconstruir climas cálidos del pasado, entonces podremos comenzar a responder preguntas importantes sobre cómo reacciona la Tierra a los altos niveles de dióxido de carbono y mejorar nuestra comprensión de las consecuencias del cambio climático" dijeron.