Comportamiento de los vientos en la atmósfera, tercera parte

La primera investigación para explicar la circulación general de atmósfera fue propuesta por el matemático y astrónomo John Hadley a principios del siglo XVIII, afirmaba que el aire caliente de las zonas próximas al ecuador asciende y el frío de los polos desciende.

Úrsula Pamela García Úrsula Pamela García 02 Feb 2019 - 20:16 UTC
Imagen compuesta de catorce capturas de satélites polares, septiembre de 2013. En ella podemos apreciar las diferencias que existen en la superficie terrestre conforme a la latitud que se encuentren. Créditos: NASA.

En publicaciones pasada hablamos de algunas circulaciones que dominan el planeta tierra, en esta última entrega comentaremos sobre las que faltan y cuales son las características más importantes de cada una de ellas. Sabemos que existen tres principales células de circulación entre el ecuador y los polos debido a la rotación de la tierra (C. Polar, C. Ferrel y C. Hadley ), entre cada una de estas células hay cinturones de alta y baja presión en la superficie.

El cinturón de alta presión está ubicado a unos 30° de latitud y el cinturón de baja presión se encuentran en el ecuador entre los 50-60° de latitud, ambos casos para cada polo. Por lo general, el clima seco y caliente está asociado con la alta presión, y el clima lluvioso y tormentoso está asociado con la baja presión.

Si observamos un globo terráqueo podemos apreciar la cantidad de desiertos ubicados a lo largo de las latitudes de 30° en todo el mundo, y en caso de la región entre 50-60° de latitud, cubren áreas como la costa oeste de los continentes, que tienden a registrar más precipitaciones debido al paso y la formación de más tormentas que se presentan alrededor de la tierra en estas latitudes.

Existen dos tipos de corrientes en chorro Subtropical y Polar. Créditos: The COMET program.

Corriente en chorro

Las corrientes en chorro son bandas ocasionalmente estrechas de viento fuerte en niveles altos de la atmósfera, estas soplan de oeste a este debido a la rotación terrestre. Dichos sistemas se ubican entre el aire caliente y el frío, este contraste es más pronunciado en invierno; por lo tanto, las corrientes en chorro son más fuertes en época invernal, tanto para hemisferio norte como para el sur.

Con las circulaciones de tres celdas mencionadas anteriormente, las regiones alrededor de 30° norte/sur y 50°-60° norte/sur, son áreas donde los cambios de temperatura son más notorios, y cuando esta diferencia en la temperatura aumenta entre las dos ubicaciones, entonces se incrementa la intensidad del viento.

Para ambos hemisferios en la región de 50°-60° de latitud es donde se ubica el chorro polar, y en la región 30° el chorro subtropical. Los vientos de las corrientes en chorro suelen soplar a velocidades de entre 185 y 280 km/h (51 a 77 m/s, o entre 100 y 150 nudos), pero pueden superar los 440 km/h (123 m/s o 239 nudos).

La forma de las corrientes en chorro se debe a la interacción compleja entre muchas variables, como, la ubicación de los sistemas de alta y baja presión, el aire frío y caliente, y las transiciones de estaciones. Estas se ondulan alrededor del mundo, sumergiéndose y elevándose en altitud y latitud.

Siguiendo al sol

Las corrientes en chorro se mueven con el sol, esto quiere decir que, a medida de que la elevación del sol aumenta, provoca entonces que la ubicación de la corriente en chorro cambie de un polo a otro, por ejemplo: en verano, en el hemisferio norte, generalmente se encuentra cerca de la frontera de Estados Unidos con Canadá, y a medida que se acerca el otoño y disminuye la elevación del sol, la corriente en chorro se desplaza en dirección al ecuador.

Damos por terminada la conceptualización de "Comportamiento de los vientos en la atmósfera", espero que esta información te haya servido para comprender cómo funciona nuestra atmósfera, recuerda seguir nuestras emisiones en Meteored.mx.

Publicidad