Comienza en México la temporada de lluvias 2019

Arranca la temporada de lluvias en México, con ello la activación de diferentes fenómenos meteorológicos que son capaces de originar fuertes tormentas y periodos largos de precipitación.

Úrsula Pamela García Úrsula Pamela García 19 May 2019 - 01:20 UTC
México es un país donde donde se presentan diferentes tipos de precipitación. Fotografía: Andy Grizzel.

A pesar de que mayo es el mes cúspide de la primavera, también empieza la temporada de lluvias en algunos países de Centroamérica y Norteamérica; en el caso de México existen muchas razones por las cuales se define esta temporada, una de ellas es el comienzo de la temporada de huracanes que se activó el 15 de mayo en la cuenca del Pacífico, en su región central y oriental, influyendo directamente en las costas occidentales de México.

Asimismo ocurre la activación de otros fenómenos meteorológicos, donde influenciados por efectos como el contraste térmico y el arrastre de humedad proveniente de ambos océanos, aportan directamente en el incremento en la cantidad de precipitación en la República Mexicana. La Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), indicó que la temporada de lluvias comienza oficialmente durante el mes de mayo y concluye en el mes de noviembre.

Entre los fenómenos más recurrentes son: las vaguadas, tormentas eléctricas, mesobajas y tornados, por mencionar algunos ellos, cabe mencionar que muchos de estos se relacionan entre sí o dan origen a otros. Por otro lado, tenemos también la presencia de ondas del este (ondas tropicales), provenientes de la costas de África y que alcanzan costas mexicanas, ya sea como simples ondas o desarrolladas como depresión tropical, tormenta tropical o huracán en cualquiera de sus categorías.

También los factores geográficos como el forzamiento orográfico, la evaporación, las laderas de barlovento y la influencia de la vegetación, contribuyen en el origen de precipitaciones. La influencia de fenómenos de gran escala o escala planetaria de igual forma aportan a la aparición de más lluvias, estos pueden abarcar grandes regiones geográficas o incluso continentes, por ejemplo, la Oscilación Madden Julian (MJO, por sus siglas en inglés).

Mapa que señala la distribución anual de precipitación a lo largo del territorio mexicano. Crédito: Met. Pamela García.

Distribución de la lluvia en México

La distribución geográfica de la lluvia en México está ligada a su orografía, por ejemplo, las montañas actúan como muro que impiden la incursión de toda la humedad acarreada por los vientos en la troposfera, pero al mismo tiempo en su otro extremo aumentan la cantidad de lluvia en sus vertientes expuestas a vientos húmedos, efecto reforzado por el ascenso y enfriamiento adiabático del aire.

Por otra parte los ciclones tropicales provenientes tanto del Atlántico como del Pacífico influyen en los registros máximos de precipitación en litorales costeros. A finales de verano y en otoño es cuando más llueve en México, debido a que existe mayor influencia de las perturbaciones tropicales, siendo más frecuentes durante septiembre y octubre.

La zona más lluviosa con valores superiores a 1500 mm de lluvia al año se encuentra al sur del país, esto debido a la influencia de los vientos húmedos del mar asociados a los alisios. Las zona con mayor precipitación registra alrededor de 3500 mm y está situada en la porción sureste en la Sierra Madre de Chiapas, es influenciada por ciclones tropicales de ambos océanos y por la zona de convergencia intertropical (ZCIT) que alcanza esta región en septiembre.

La parte más seca del país es el noroeste, existen zonas en el estado de Sonora que reportan menos de 45 mm de lluvia al año y estas son originadas por algunos ciclones extratropicales y el desplazamiento de sistemas frontales. Mientras tanto en la parte más elevada, que son las montañas en el centro, oeste y sur, la precipitación puede arrojar valores que rondan los 1000 mm o más de lluvia al año.

Publicidad