meteored.mx

El planeta va en camino a tener un calentamiento de 2.8 grados centígrados

Un reciente informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP) indica que ese calentamiento global se alcanzará si los países del mundo continúan con las mismas emisiones de gases de efecto invernadero.

La UNEP llama a hacer transformaciones rápidas, a larga escala y sistémicas para evitar peores impactos del cambio climático.

Los compromisos de reducción de emisiones de los países que integran el Acuerdo de París -un tratado internacional ratificado por países para limitar el aumento de temperatura atmosférica a 1.5 grados centígrados- podrían conducir a que la superficie terrestre se caliente 2.6 grados centígrados a lo largo del siglo, revela un nuevo informe publicado este jueves 27 de octubre por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP, en inglés).

El “Reporte de brecha de emisiones 2022: La ventana de oportunidad se está cerrando – La crisis climática requiere una transformación rápida de las sociedades humanas” indica que si los países continúan con las mismas emisiones de gases de efecto invernadero (GEI, como el dióxido de carbono o metano, que provocan el cambio climático) que actualmente tienen, se alcanzaría un aumento de temperatura terrestre de 2.8 grados.

Lo anterior revela que aún existe una brecha grande entre el aumento de temperatura terrestre que se podría alcanzar si los países del mundo no reducen sus emisiones actuales de GEI (2.8 grados), lo que aumentaría si los países cumplen sus compromisos climáticos o Contribuciones Nacionalmente Determinadas (2.6 grados), y lo que se tendría que hacer para evitar mayores impactos del cambio climático (limitar el aumento de temperatura a 1.5 grados).

Sin embargo, para limitar ese aumento de temperatura y alcanzar los objetivos del Acuerdo de París, es necesario que el mundo reduzca sus emisiones de GEI a niveles sin precedentes en los próximos 8 años, señala el informe.

Los cambios necesarios

El informe destaca que para 2030 los países tendrían que reducir un 45% de sus emisiones para limitar el aumento de temperatura terrestre a 1.5 grados, o reducir el 30% de esas emisiones para que ese aumento se limite a 2 grados. El problema es que con los compromisos actuales se reducirían las emisiones entre un 5 y 10 %.

“Tuvimos nuestra oportunidad de hacer cambios graduales, pero ese tiempo se ha acabado. Sólo una transformación radical de nuestras economías y sociedades puede salvarnos de un desastre climático acelerado”, asegura Inger Andersen, directora ejecutiva de la UNEP.

El llamado de la UNEP es tener una acción climática donde se tengan transformaciones rápidas, a larga escala y sistémicas. Y a reducir casi a la mitad las emisiones de GEI actuales de aquí a 2030.

Una manera de lograrlo, recomienda el reporte, es transformar el sector eléctrico, la industria, el transporte, y los edificios, así como los sistemas alimentarios y financieros. A lo largo del informe, la UNEP detalla en qué estado se encuentra cada uno de esos sectores en torno a su descarbonización, es decir, el progreso que han mostrado para reducir a cero sus emisiones de GEI.