meteored.mx

Los científicos creen que llueven diamantes sobre Neptuno y Urano

A medida que crece nuestro conocimiento de los planetas exteriores de nuestro Sistema Solar, los astrónomos están cada vez más seguros de que la lluvia de diamantes se produce en Neptuno y Urano.

Neptuno
Junto con su lluvia de diamantes, Neptuno experimenta los vientos más fuertes de cualquier planeta del Sistema Solar

Si nuestra exploración del espacio nos ha enseñado algo, es que nuestro Universo está lleno de planetas extraños y maravillosos. Hasta la fecha, se han identificado casi 5000 exoplanetas (planetas que se encuentran fuera de nuestro Sistema Solar), algunos de los más extraños incluyen WASP-76b, donde llueve hierro fundido, Gliese 1132 b, que tiene dos atmósferas, y KELT-9b, que a 4300℃ es más caliente que algunas estrellas.

Pero no es necesario ir demasiado lejos, al menos no relativamente hablando, para encontrar planetas con condiciones muy inusuales. Un creciente cuerpo de evidencia sugiere que los dos "gigantes de hielo" en nuestro Sistema Solar, Neptuno y Urano, se caracterizan por una intrigante rareza meteorológica. En lo profundo de los corazones de estos dos planetas, podría estar lloviendo diamantes.

Nublado, con probabilidad de diamantes

Esta idea se propuso por primera vez en 1977, justo antes de que la Voyager 2 partiera para estudiar los planetas exteriores. Neptuno y Urano son conocidos como los gigantes de hielo debido a que están formados en gran parte por agua, amoníaco y metano, compuestos a los que los astrónomos se refieren como "hielo".

El metano es el importante aquí. Compuesto de carbono e hidrógeno, el metano puede descomponerse en sus elementos componentes cuando se expone a una presión extremadamente alta, liberando carbono en el entorno circundante.

Se han utilizado modelos matemáticos para estimar las condiciones en los mantos de Neptuno y Urano, regiones de líquido sobrecalentado, intercaladas entre la atmósfera y el núcleo rocoso. Estos modelos han encontrado que las regiones internas de los mantos tienen temperaturas de alrededor de 6,727 ℃ y presiones que son 6 millones de veces mayores que la atmósfera de la Tierra.

Hacia las capas exteriores del manto, estas cifras disminuyen a temperaturas ligeramente menos extremas de 1,727 ℃ y presiones 200,000 veces mayores que la atmósfera de la Tierra.

En estas capas exteriores, la presión es lo suficientemente grande como para que los átomos de carbono, que se originan en el metano, formen largas cadenas que se aprietan entre sí, formando la estructura cristalina sólida que llamamos diamante.

Las formaciones de diamantes descienden a través del manto, hasta que el calor extremo en las capas internas hace que se evaporen y vuelvan a subir, comenzando el proceso nuevamente. Un proceso que es muy similar al comportamiento del agua líquida en la Tierra.

Diamantes
Un diamante natural, dentro de una muestra de kimberlita

La mejor evidencia que tenemos para respaldar esta teoría proviene de un estudio publicado en la revista Nature Communications en 2020. Usando poliestireno de hidrocarburo (C8H8) en lugar de metano (CH4), los investigadores replicaron las temperaturas y presiones extremas de Neptuno y Urano usando potentes láseres

Al hacerlo, pudieron crear diamantes diminutos. Aunque solo son muy pequeños cuando se crean en este entorno de laboratorio, los diamantes de Neptuno y Urano podrían potencialmente crecer mucho más debido a las condiciones sostenidas, posiblemente incluso hasta el tamaño de un ser humano.