meteored.mx

Concentración de gases de efecto invernadero establece un nuevo récord

A tan solo unos días de la COP26, la OMM publicó un boletín que revela que 2020 fue otro año récord en concentraciones de gases de efecto invernadero, mostrando que estamos más lejos de las metas establecidas en el Acuerdo de París.

GEI 2020
Incluso con la leve desaceleración de las emisiones por la pandemia de COVID-19, el año 2020 registró un nuevo récord en la concentración de gases de efecto invernadero

Incluso con la desaceleración económica y los cierres decretados en varios países por la pandemia del COVID-19, 2020 fue un año más que batió un récord en la concentración de gases de efecto invernadero (GEI), en la atmósfera. Según el Boletín de GEI de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Aunque la pandemia COVID-19 provocó una reducción temporal de nuevas emisiones, no hubo impacto en los niveles atmosféricos de GEI y sus tasas de crecimiento.

La última vez que la Tierra experimentó una concentración comparable de CO2 fue hace 3-5 millones de años, cuando la temperatura era 2-3 ° C más cálida y el nivel del mar era 10-20 metros más alto que ahora. Pero no había 7.800 millones de personas en ese momento: el profesor Petteri Taalas, secretario general de la OMM

La concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera, el gas de efecto invernadero más importante responsable del 66% del efecto de calentamiento del clima, alcanzó el nivel de 413.2 partes por millón (ppm) en 2020, lo que representa el 149% del nivel que fue registrado alrededor de 1750, cuando las actividades humanas comenzaron a alterar el equilibrio natural de la Tierra. En el caso del metano (CH4) y el óxido nitroso (N2O) sus concentraciones en 2020 fueron equivalentes al 262% y 123% de los niveles preindustriales.

El aumento de CO2 entre 2019 y 2020 fue ligeramente menor que el observado entre 2018 y 2019, debido a la pequeña caída del 5.6% en las emisiones en 2020 debido a la pandemia de COVID-19. Sin embargo, el crecimiento registrado en el último año fue superior a la tasa de crecimiento anual promedio de la última década (2011 a 2020).

El boletín también muestra que entre 1990 y 2020 el forzamiento radiativo (el efecto de calentamiento en la atmósfera de la Tierra), por los gases de efecto invernadero de larga duración aumentó en un 47% ¡y el CO2 representa aproximadamente el 80% de ese aumento!

Aproximadamente la mitad del CO2 emitido por las actividades humanas permanece en la atmósfera hoy, la otra mitad es absorbida por los océanos y los ecosistemas terrestres, que actúan como sumideros de carbono. Estos sumideros han aumentado su capacidad de absorción de carbono en proporción al aumento de las emisiones.

Sin embargo, el boletín destaca una gran preocupación: estos sumideros podrían perder su eficiencia en el futuro, reduciendo su capacidad de absorber CO2 y, por lo tanto, actuando como un amortiguador ante un mayor aumento de la temperatura de la Tierra.

Un ejemplo utilizado en el boletín para justificar esta preocupación es el caso de la Amazonía, donde parte del bosque ya no actúa como sumidero de carbono y, para empeorar las cosas, se ha convertido en una fuente de carbono para la atmósfera. Esto se debió a los constantes incendios y la deforestación debido al avance de la agricultura en Brasil.

“El Boletín de Gases de Efecto Invernadero contiene un mensaje científico contundente para los negociadores del cambio climático en la COP26. Al ritmo actual de aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero, veremos un aumento de la temperatura a finales de este siglo mucho más allá de los objetivos del Acuerdo de París de 1.5 a 2°C por encima de los niveles preindustriales ”, dijo el Secretario General. OMM, Petteri Taalas. "Estamos muy lejos del camino”.

Lamentablemente, la tendencia ascendente en la concentración de estos gases de efecto invernadero se mantiene en 2021. En julio de 2021, las concentraciones de CO2 en Mauna Loa, Hawai, y Cape Grim, Tasmania, alcanzaron valores de 416.96 ppm y 412.1 ppm, respectivamente, en comparación con 414.62 ppm y 410.03 ppm en julio de 2020.