meteored.mx

Se acerca el vórtice polar: ¿cómo será el invierno 2022-2023?

En la estratosfera del Polo Norte se está formando el vórtice polar. Es un sistema de baja presión que aparece a finales de agosto y se mantiene hasta finales de invierno. Los próximos meses marcarán el tiempo en Europa y Estados Unidos durante el invierno de 2022-2023.

Vórtice polar
Durante los próximos meses se intensificará el vórtice polar del hemisferio norte estratosférico, contribuyendo a definir el tipo de invierno que tendremos este año.

El vórtice polar es un ciclón “gigante” y persistente que se ubica en las capas medias/altas de la troposfera y en la estratosfera en los polos (entre 8 y 10 km de altura). Suele ser más intenso durante el invierno y más débil en el verano. Aún así, pueden ocurrir rupturas en invierno, especialmente en el vórtice polar ártico. Este es el que tiene mayor influencia en el clima del Hemisferio Norte.

La geografía del hemisferio norte aumenta las ondas planetarias o de Rossby, que contribuyen a mayores eventos de calentamiento de la estratosfera. En estos casos, el aire caliente es empujado hacia las capas inferiores hasta los 50 km de altitud, provocando el “calentamiento repentino de la estratosfera”.

Este tipo de fenómeno suele ocurrir entre mediados de diciembre y finales de enero. De hecho, el vórtice polar tiene importantes implicaciones para el clima, especialmente durante el período invernal, cuando es más intenso.

¿Cuáles son las implicaciones de vórtices polares más fuertes o más débiles?

El instenso vórtice polar es más frío y profundo, ejerciendo más influencia sobre nuestro clima. Un buen ejemplo ocurrió entre febrero y marzo de 2020. Si hay anomalías negativas significativas en el núcleo del vórtice polar, más profundo y más fuerte será en relación con lo normal y provocará una mayor circulación y un cambio de presión a niveles más bajos.

Patrón de viento vórtice polar
Patrones de vértices polares fuertes (izquierda) y débiles (derecha). Fuente: NOAA

A su vez, un vórtice polar se debilita gracias al efecto del aumento de la temperatura y la presión en la estratosfera. Se denomina evento de calentamiento estratosférico repentino y puede implicar el colapso del vórtice polar. Además de la interrupción de la corriente en chorro, existen altas presiones sobre el círculo polar ártico y la circulación de aire frío ártico en territorio europeo y en EE.UU.

Tal evento ocurrió, por ejemplo, en 2021. El 5 de enero de 2021 hubo un calentamiento estratosférico repentino, considerando la inversión de los vientos alrededor del círculo polar. Este se deslizó hasta el Polo Norte en la estratosfera, causando que el núcleo frío del vórtice polar se dividiera en dos partes.

¿Cuáles son las previsiones para el invierno de 2022-23?

Las condiciones de La Niña prevalecerán durante el otoño y el invierno en la región ENOS (El Niño-Oscilación del Sur). Se espera un debilitamiento de La Niña a mediados de 2023. Según las tendencias actuales, es posible un evento de calentamiento estratosférico a mediados de invierno, basado en un La Niña activo. Cabe señalar que, históricamente, cuando ocurre este tipo de eventos, existe una probabilidad del 60 al 75 % de un calentamiento estratosférico repentino.

De cualquier forma, debemos estar atentos a la evolución de los grandes sistemas de altas y bajas presiones del Pacífico Norte. Factores como la convección tropical, anomalías en la temperatura de los océanos o la intensidad de los vientos estratosféricos pueden determinar las condiciones climáticas que prevalecerán durante buena parte del invierno.

Los datos recientes de ECMWF para finales de otoño y principios de invierno muestran una reducción en la energía eólica estratosférica. Tal comportamiento podría implicar un debilitamiento del vórtice polar y, a su vez, un patrón más perturbado y la posibilidad de bloqueo en latitudes altas. De verificarse, significará un invierno con aire más frío en Europa y EE.UU.