meteored.mx

Peligro de una inversión de los polos de la Tierra

La aparición de una zona misteriosa en el Atlántico Sur, donde la fuerza del campo geomagnético está disminuyendo rápidamente, ha llevado a especular sobre una posible inversión de la polaridad magnética en la Tierra. Pero un nuevo estudio sugiere que los cambios actuales no son únicos. ¿Qué significa esto? ¡Descubre más aquí!

Campos magnéticos terrestres
Aparición de un área llamada Anomalía Magnética del Atlántico Sur llevó a especular sobre la posibilidad de una inversión de la polaridad magnética. Sin embargo, un nuevo estudio dice que no es el caso.

El campo magnético de la Tierra actúa como un escudo invisible contra el medio ambiente que amenaza la vida en el espacio y los vientos solares que de otro modo barrerían la atmósfera. Sin embargo, el campo magnético no es estable y, a intervalos irregulares, en promedio cada 200,000 años, se producen inversiones de polaridad. Esto significa que los polos magnéticos norte y sur cambian de lugar.

Durante los últimos 180 años, la fuerza del campo magnético de la Tierra ha disminuido en aproximadamente un 10%. Simultáneamente, creció un área con un campo magnético inusualmente débil en el Atlántico Sur, frente a la costa de América del Sur. Esta área, donde los satélites han fallado varias veces debido a la exposición a partículas altamente cargadas del sol, se llama Anomalía Magnética del Atlántico Sur (AMAS).

Estos desarrollos han llevado a la especulación de que nos dirigimos hacia una inversión de polaridad. Sin embargo, nuevo estudio sugiere que este puede no ser el caso.

"Hemos cartografiado los cambios en el campo magnético de la Tierra durante los últimos 9,000 años, y es probable que anomalías como la del Atlántico Sur sean fenómenos recurrentes vinculados a las variaciones correspondientes en la fuerza del campo magnético de la Tierra", dice Andreas Nilsson, un geólogo de la Universidade de Lund.

Viento Solar
La existencia de una magnetosfera en nuestro planeta impide que el viento solar atraviese la atmósfera terrestre, actuando como un escudo invisible.

Evidencia milenaria que da fe de información sobre el campo magnético de la Tierra

Los resultados del estudio publicados en PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences), reúnen evidencia que se remonta a nueve milenios, y se basan en análisis de artefactos arqueológicos quemados, muestras volcánicas y núcleos de perforación de sedimentos, todos ellos portadores de información sobre el campo magnético de la Tierra.

Entre ellos se encuentran vasijas de barro que han sido calentadas a temperaturas superiores a los 580ºC, lava volcánica que se ha solidificado y sedimentos que se han depositado en lagos o en el mar. Los objetos actúan como cápsulas del tiempo y llevan información sobre el campo magnético en el pasado.

Mediante el uso de instrumentos sensibles, los investigadores han podido medir estas magnetizaciones y recrear la dirección y la fuerza del campo magnético en lugares y momentos específicos. "Hemos desarrollado una nueva técnica de modelado que vincula estas observaciones indirectas de diferentes períodos de tiempo y lugares en una reconstrucción global del campo magnético durante los últimos 9,000 años", dice Andreas Nilsson.

¿Inversión de polaridad inminente? Después de todo, no parece

Al estudiar cómo ha cambiado el campo magnético, los investigadores pueden aprender más sobre los procesos subyacentes en el núcleo de la Tierra que generan el campo.

El nuevo modelo también se puede usar hasta la fecha para registros arqueológicos y geológicos, comparando variaciones medidas y modeladas en el campo magnético. Y silenciosamente los llevó a una conclusión con respecto a la especulación sobre una inversión de polaridad inminente.

Según las predicciones de estos científicos, la Anomalía Magnética del Atlántico Sur probablemente desaparecerá en algún momento de los próximos tres siglos, por lo que la Tierra no va camino de una inversión de los polos magnéticos

"Basándonos en las similitudes con las anomalías recreadas, predecimos que la Anomalía Magnética del Atlántico Sur probablemente desaparecerá en los próximos 300 años, y que la Tierra no se dirige hacia una inversión de polaridad", concluye Nilsson.