Resumen meteorológico de marzo y previsión para abril

Continuaron los contrastes en marzo, presentándose calor de hasta 40°C e incendios forestales, mientras que en otras zonas el frío y la lluvia dominaba con nevadas en montañas. Paulatinamente, los frentes fríos tienen menos efectos en abril, ¿qué tan caluroso o seco puede resultar el mes?

José Martín Cortés José Martín Cortés 02 Abr 2019 - 18:27 UTC
Semana Santa Consulta nuestro especial El tiempo en Semana Santa
Incendios forestales
Ambiente seco y caluroso dominó en nuestro país, favoreciendo la propagación de incendios forestales-agrícolas.

Durante marzo, las condiciones secas y de altas temperaturas dominaron en nuestro país, registrando valores en promedio de 30°C incluyendo la Ciudad de México, así como extremas de 43-45°C en la zona de Tierra Caliente entre Michoacán y Guerrero. Esta situación apoyó la propagación de varios incendios forestales-agrícolas en los estados del occidente y principalmente centro-oriente.

Sabemos que los incendios pueden ser provocados hasta un 99% por acciones humanas, originándose primordialmente por quemas agrícolas que salen de control y justamente, las condiciones atmosféricas ventosas y de baja humedad relativa además de días soleados ayudan a que éstos se salgan de control, abarcando extensas zonas que ocasionan la pérdida de varias hectáreas de campo y bosque, además de afectar la fauna. Tal fue el caso de Veracruz, Puebla, Tlaxcala, Morelos y Estado de México donde varios días se presentaron los incendios.

En contraste, sobre las entidades del norte, noreste y oriente se presentaron dos periodos fríos y húmedos, el primero a inicio de mes, con temperaturas de 0-15°C durante el día, densas nieblas en montañas e incluso nevadas en Coahuila y Nuevo León, mientras que el segundo fue un periodo de 7-8 días a mediados de mes, el cual ayudó a humedecer los bosques de las regiones y disminuir los incendios. En estos eventos, se presentaron también “Nortes” en el Golfo de México de hasta 100 km/h.

Como se puede observar, aún los descensos térmicos importantes estuvieron presentes a lo largo de la vertiente oriental, situación muy común, mientras que en las demás regiones fue seco y caluroso, debido que los sistemas frontales y masas polares tienden a ser de menor intensidad, incidencia y duración en este, apoyado por la presencia de la sierra madre oriental, bloqueando el ingreso del frío y humedad al resto del territorio mexicano.

Modelo CFSv2 de anomalías térmicas.
Sobre la mayor parte del país se prevé ambiente más caluroso de lo normal, con el paso puntual de algunos frentes fríos.

¿Qué condiciones podrían esperarse en abril?

De forma general, se esperan precipitaciones dentro de lo normal en el territorio mexicano. Los estados del sur y sureste podrían presentar precipitaciones por debajo de la climatología (escasas a nulas), dentro de lo normal noroeste, occidente, centro y oriente (eventuales tormentas) y superior a lo normal en el extremo norte, sureste y sierra madre oriental (mayor cantidad de precipitaciones y frecuencia).

El ambiente sería caluroso a muy caluroso, primordialmente en entidades del norte, centro, occidente y sur donde los valores térmicos estarían de 1 a 2°C superior a la climatología, mientras que en el resto de las regiones estarían dentro a ligeramente superiores de lo normal. Son buenas noticias para Semana Santa.

Como se comentó en un principio, en la vertiente oriental desde Coahuila hasta Veracruz, aún puede tener incidencia de sistemas frontales y masas frías que favorezcan tormentas, granizadas, “Nortes” y notables descensos térmicos. Asimismo, los contrastes térmicos y el calor, puede inducir a que las precipitaciones se tornen más severas, es decir, mayor cantidad de lluvia, de granizo y en la intensidad del viento.

Recuerden que esta información debe tomarse con cautela, ya que es un pronóstico a largo plazo y la extensión/intensidad de los efectos puede variar. No obstante, es de vital importancia para la población y el sector agropecuario, conocer la tendencia de las condiciones atmosféricas, para reducir y mitigar el riesgo de desastres o efectos negativos.

Publicidad