meteored.mx

¿Qué son las plantas híbridas? ¿existen?

A lo largo de la evolución de las especies, estas han ido sufriendo ciertos cambios. En el reino vegetal no es la excepción. Estos cambios, permiten a las especies adaptarse.

Con el pasar de los años, las plantas recurren a esta práctica para sobrevivir

Empecemos por ubicarnos en el plano existencial. Un híbrido, en términos de seres vivos, por definición general, es aquel que tiene genes de dos ejemplares diferentes, y que pertenecen a la misma especie. Esta combinación, se puede dar en la naturaleza sin que el ser humano intervenga, aunque también puede se producto de la intervención de este.

En la actualidad, la ciencia recurren a esta práctica en las plantas, precisamente buscando conseguir obtener una mejor genética. En este artículo revisaremos rápidamente cómo se reproducen las especies vegetales. Las plantas, producen semillas, mediante la reproducción sexual: el polen de la planta macho fecunda el óvulo de la planta hembra.

Este, luego se desarrolla para formar una semilla que contiene el embrión de una planta nueva. Esta, lleva características genéticas de los progenitores macho y hembra. El intercambio de polen entre individuos de la misma especie, ocurre de manera aleatoria en la naturaleza. Factores como el viento o los insectos, distribuyen el polen.

A la distribución no regulada de polen, se le conoce como “polinización abierta”, dando como resultado un “esparcimiento” aleatorio de las características genéticas. Los individuos, que conforman la población pueden ser muy variados, con diferencias en vigor, fecundidad, altura, resistencia, tolerancia al estrés, desarrollo de las raíces, etc.

¿Las plantas híbridas son de beneficio?

De acuerdo a lo que diversos estudiosos citan, el enfoque no se concentra hacia si son “buenas o malas” las especies de este tipo, pues a lo largo de la historia de la tierra, las especies han ido evolucionando, producto de muchos cruces o hibridaciones. De hecho, se dice que este tipo de reproducción permite a las especies evolucionar, adaptándose a los cambios.

Aclaremos pues, algunos conceptos como género y especie. El género, en botánica, se refiere a un conjunto de especies que han ido evolucionando de una forma muy similar, hasta que punto que, comparten características, teniendo un modo de vida y supervivencia muy similar. Por ejemplo, en el género Prunus caben aquellos árboles y arbustos, en los que se encuentra el almendro, (Prunus dulcis).

La especie se encuentra dentro del género

En lo que se refiere a especie, ésta se encuentra dentro del género, siendo el nombre específico que se le da a un determinado grupo de seres vivos, que son prácticamente idénticos entre sí. Entonces, ¿qué es en sí lo que se puede hibridar? Por lo general, caben en esta práctica dos especies diferentes, que pertenecen al mismo género.

Un ejemplo de híbrido natural, es de la palmera Washingtonia filibusta, la cual procede del cruce entre la Washingtonia filifera y la Washingtonia robusa. La primera, comparte características de cada una, como el tronco delgado de la última, y el tener más filamentos de la filifera. Esta especie híbrida, resulta ser más resistente al frío.

Hibridaciones de géneros diferentes

En ciertos casos, también se hibridan plantas de géneros diferentes. De acuerdo a la literatura de referencia, estas prácticas son producto de la intervención humana, siendo éste el encargado de seleccionar los ejemplares que le interesan, y él mismo se encarga de polinizarlos. En estas circunstancias, la planta resultante tendrá genes de cada uno de sus progenitores.

En el caso hipotético (pues no es algo que por naturaleza ni por intervención humana pueda ocurrir), de que se hibridara un cerezo con un almendro, las características que esta nueva planta pudiera tener serían: resistencia a la sequía (almendro), pero con frutos carnosos (cereza); además, solo crecería en suelo fértil (cerezo), pero con frutos secos (almendra).

Algunos ejemplos de especies híbridas

El ciprés de Leyland, híbrido natural que procede del cruce entre Cupressus macrocarpa y Callitropsis nootkatensis. Dentro de sus características se incluye ser una conífera perenne que alcanza una altura aproximada de 20 metros, y que es muy utilizada para crear setos altos en los jardines. Por su parte, tenemos también la Gerbera x hybrida.

Esta especie hídrida, es producto del cruce entre la Gerbera jamesonii y la Gerbera viridifolia, la cual se trata de una herbácea que llega a alcanzar los 30 centímetros de altura, y que produce flores con forma de margarita, y es de colores muy variados, como el naranja, rojo, amarillo o el rosa. Para concluir, se tiene el plátano de sombra (Platanus x hispánica), árbol caducifolio de 20 metros de altura.