meteored.mx

Nave espacial toca la corona del Sol por primera vez en la historia

La sonda solar Parker ha atravesado un límite y ha entrado en la atmósfera del Sol, recopilando datos que ayudarán a los científicos a comprender mejor a los astros como las estrellas. A continuación te contamos más sobre este suceso astronómico que hace historia.

Corona del sol y sonda Parker
Una nave de la NASA ha entrado en una región previamente inexplorada, la atmósfera exterior o corona del Sol. Credits: NASA's Goddard Space Flight Center

La atmósfera del Sol se alcanzó el 28 de abril a las 09:33 hora universal, pero se anunció este pasado 14 de diciembre, ya que los científicos de la misión necesitaron varios meses para descargar y analizar los datos recopilados.

Además de que también pudieron asegurarse de que efectivamente se había cruzado el límite tan esperado, conocido como la superficie de Alfvén, esta superficie marca la interfaz entre la atmósfera del Sol y una región exterior del espacio dominada por el viento solar.

"Finalmente hemos llegado, la humanidad ha tocado el sol", dijo Nicola Fox, director de la división de heliofísica de la NASA. El equipo de expertos habló sobre este logro durante una conferencia de prensa en la reunión de la Unión Geofísica Estadounidense de esta semana en Nueva Orleans, Luisiana en EE. UU.

Desde su lanzamiento en 2018, la nave Parker Solar Probe ha estado en órbita alrededor del Sol, con cada paso, se acerca cada vez más a la superficie solar. Un escudo térmico de compuesto de carbono protege sus instrumentos de temperaturas que eventualmente se elevarán a 1370°C.

¿Qué encontró la nave Parker Solar Probe?

Los científicos han estimado que la corona se encuentra entre 10 y 20 radios solares desde la superficie del Sol, o alrededor de 4,3 a 8,6 millones de millas. Se detectaron también condiciones específicas de partículas y magnéticas requeridas para la corona en alrededor de 18,8 radios solares, o alrededor de 8,1 millones de millas.

Pasó dentro y fuera del límite varias veces, lo que demuestra que la superficie crítica de Alfvén tiene picos y valles y no tiene la forma de una bola lisa. También se encontraron características llamadas pseudo-fluidos o estructuras masivas que se elevan por encima de la superficie del Sol y son visibles durante los eclipses solares.

Volar a través de los objetos fue como -volar hacia el ojo de la tormenta- debido a las condiciones más silenciosas y las partículas más lentas, dijo la NASA

Las observaciones también permitieron a los científicos descubrir ráfagas de curvas a medida que se acercaba al sol y pudieron rastrearlas hasta la superficie visible. Específicamente, encontraron que algunos tipos de cambios "rápidos" se forman en los embudos magnéticos creados entre las células de convección en la superficie del sol.

Continúan las mediciones

La sonda no solo ha hecho el paso más cercano del sol, sino que viaja a la mayor velocidad de cualquier objeto creado por el hombre, actualmente alrededor de 430,000 MPH. El próximo paso cercano ocurrirá en enero de 2022, cuando los científicos intentarán determinar exactamente cómo se forman los retrocesos y otros fenómenos solares.

La sonda solar Parker tiene como objetivo en última instancia hacer 24 pases cercanos del sol. Cruzó la superficie de Alfvén en el octavo de esos sobrevuelos, y podría haberlo hecho nuevamente durante su noveno paso en noviembre, una maniobra para la cual los datos aún no se han descargado y analizado por completo.

El acercamiento más cercano de la misión está programado para 2025, cuando estará a solo 6,2 millones de kilómetros de la superficie solar, dentro de la órbita de Mercurio.

Tales mediciones de la corona serán críticas para comprender y pronosticar eventos climáticos espaciales extremos que pueden interrumpir las telecomunicaciones y dañar los satélites alrededor de la Tierra, dijo la NASA

Saber cómo se forman estas características en el Sol y cómo influyen en el viento solar y otras erupciones de partículas cargadas ayudará a las personas en la Tierra a prepararse ante las tormentas solares.

"Los descubrimientos también ayudarán a los investigadores a comprender las fuerzas que impulsan a otras estrellas además del Sol", dijo Kelly Korreck, físico solar de la NASA. "Estar tan cerca del Sol nos permite hacer conexiones nuevas y realmente interesantes que no podríamos hacer desde lejos", agregó.